«Que nuestro país crezca sin depender tanto del crédito es una buena noticia»
Francisco Concepción - abc
entrevista

«Que nuestro país crezca sin depender tanto del crédito es una buena noticia»

El asesor financiero canario Francisco Concepción aconseja a los inversores «saber qué quieren» y tener «sentido común»

Actualizado:

Francisco Concepción es el primer canario con licencia EAFI (asesor financiero) reconocida por la Comisión Nacional del Mercado de Valores y acaba de presentar en ambas capitales canarias «Parangon Family Office», que ofrece a sus clientes —patrimonios familiares y empresariales canarios de mediano y gran tamaño— cobertura en las áreas fiscal, legal y financiera.

—Decía el gurú José Ramón Iturriaga en la presentación de Parangon Family Office que era momento de grandes oportunidades para invertir. ¿Realidad o deseo?

—Realidad. Se refería a que existe cierta dispersión entre las valoraciones y los precios de las acciones. Es decir, algunas empresas tienen mucho más valor que el que reflejan sus cotizaciones. A partir de ahí, está la habilidad del gestor, su capacidad de análisis, para detectar esas acciones, invertir en ellas y esperar a que los precios acaben evolucionando al alza hasta que reflejen el valor real de la compañía.

—¿Cualquier momento es bueno para invertir?

—Siempre es buen momento para invertir, puesto que el universo de posibilidades de inversión es extraordinario. Lo esencial es buscar la clase de activo, el vehículo de inversión, la cartera de inversión idónea y ajustada al perfil del inversor.

—¿A qué se debe la reciente llegada de capitales extranjeros?

—Desde hace unos trimestres, los flujos de capitales provenientes de fuera de nuestras fronteras han aumentado, precisamente porque han detectado que tal vez el ajuste de los precios haya ido más allá de lo razonable y que desde este momento podrían darse sorpresas muy positivas. Si a eso le añadimos las buenas noticias macro, se dan las condiciones para que nuestro país vuelva al radar de inversores institucionales y grandes fondos extranjeros.

—¿Considera positiva la reordenación del sector financiero español?

—Se pudo haber hecho de otra manera. Fue decisiva la pérdida de tiempo en tomar las decisiones, el no reconocer que nuestro sistema financiero no tenía la salud pretendida, aquella que presuntamente nos colocaba en la «Champions League». La realidad ya se ha encargado de demostrarlo. Sin embargo, no sólo tenemos un problema de oferta. La demanda de crédito se ha reducido, y la que existe muestra un perfil de riesgo deteriorado. La poca demanda solvente paga las consecuencias con condiciones más restrictivas y precios mucho más altos que los que les ofrecían las entidades hace apenas unos años.

—¿Cuándo podrá traducirse en una flexibilización del crédito?

—Aunque suene contracorriente, para mí es una buena noticia que nuestro país logre crecer sin depender tanto del crédito. De hecho, por primera vez desde hace mucho tiempo, somos capaces de autofinanciarnos sin recurrir a ahorro exterior. Un gran paso.

—Como especialista, ¿qué recomienda hoy a un inversor canario?

—Mi trabajo consiste en facilitar recomendaciones personalizadas en materia de inversión, atendiendo a las circunstancias y perfil de riesgo de cada inversor. Aunque sí podemos dar algunas líneas básicas que considero indispensables. Lo primero es determinar con claridad qué quiero obtener de mi inversión. Si lo tomo más como un ahorro que como una inversión. Calibrar bien las necesidades de liquidez y el plazo de la inversión. Lo segundo es conocerse bien respecto a nuestra tolerancia al riesgo, tal vez lo más difícil y donde el asesor debe hacer un esfuerzo de comunicación, información y orientación a su cliente. Y riesgo no lo asocio con perder dinero, sino a entender que los mercados financieros, también los no financieros, son cambiantes, y esto afecta a las valoraciones. Y tercero, entender donde invierto. Aplicar el sentido común.

—¿Qué ventajas ofrece una firma como Parangon frente a las grandes corporaciones?

—Las ventajas son múltiples. La cercanía y conocimiento de nuestro cliente. La no servidumbre a ningún grupo financiero, lo que nos permite el análisis objetivo y desapasionado de las propuestas de inversión. Un elevado nivel de interlocución con la industria financiera, a nivel no sólo de gestores sino también de directivos. El acceso a productos y posibilidades de inversión más desarrolladas y especializadas, hasta ahora sólo al alcance de un inversor institucional. Y algo muy importante, que nuestra única fuente de ingresos son los honorarios que giramos al cliente, por lo que nuestros intereses están absolutamente alineados con los de nuestros clientes.

—¿Hay en Canarias hoy gente con interés en invertir?

—Entendemos que existe una demanda insatisfecha en determinado perfil de clientes (empresas familiares y altos patrimonios, entre otros) que buscan un operador especializado que sea capaz de dar una respuesta de garantía a su gestión patrimonial. Además, proveer esta solución de asesoramiento a través de un único interlocutor aporta múltiples ventajas en eficiencia, calidad y ahorro de costes. Y sobre todo, facilita la obligada discreción exigida cuando se abordan cuestiones patrimoniales.