Una de las históricas choperas de Aguilar de Alfambra (Teruel)
Una de las históricas choperas de Aguilar de Alfambra (Teruel) - ABC
sociedad

Un pueblo de Teruel presume de tener el mejor chopo de Europa

Aguilar de Alfambra compite por el premio europeo al «Mejor árbol del año»

Actualizado:

Se puede presumir de buena gastronomía, de paisajes, de monumentos... Es por lo que suelen competir en su imagen público los municipios que buscan promocionarse. Pero en un pequeño pueblo de Teruel, en Aguilar de Alfambra, de lo que presumen, sobre todo, es de árboles. De chopos, para más señas. Y ahora lo hacen a nivel internacional, presentando a uno de ellos —seleccionado por su excepcional porte— al premio europeo al mejor árbol del año («European Tree of the Year»). Es la primera vez que España opta a este galardón, y lo hace con este chopo singular de Aguilar de Alfambra.

En este municipio turolense, sus choperas son tan antiguas como majestuosas. Fueron parte del paisaje y de la economía de estas tierras, en las que los chopos eran una inversión que se cuidaba con esmero como legado de padres a hijos. Sus chopos cabeceros, la variedad que caracteriza a esta zona, eran una materia prima esencial para la construcción de viviendas. Así lo fue durante siglos, pero las nuevas técnicas constructivas —y la despoblación rural— hicieron que los chopos cabeceros fueran perdiendo relevancia.

Sin embargo, siguen siendo un patrimonio natural de primer orden y hace tiempo que han surgido iniciativas colectivas de promoción y de preservación de esta riqueza arbórea.

El chopo con el que Aguilar de Alfambra compite a nivel europeo tiene varios cientos de años de antigüedad, mide 24 metros de alto, su copa tiene 20 metros de diámetro en la copa y el perímetro del tronco roza los seis metros. Se encuentra en el denominado Camino del Remolinar, en esta pequeña localidad turolense situada a unos 1.300 metros de altitud.

En los cuatro años de historia de este concurso europeo, nunca se había presentado una candidatura española. Pero en esta zona de Teruel han considrado que tienen motivos más que suficientes para pugnar por el galardón con sus chopos. La iniciativa ha partido de tres entidades: el Centro de Estudios del Jiloca, la Plataforma Aguilar Natural y Voluntarríos.

A través de un comunicado, estas organizaciones afirman que el chopo que han elegido lo han seleccionado, además de por su porte y veteranía, porque —sobre todo— ejemplifica a la perfección lo que fue la cultura, la vida y las tradiciones de las gentes del campo que labraron el paisaje de las altas sierras de Teruel.

Cada árbol puede recibir un único voto por persona mediante una votación vinculada con su correo electrónico y que se realiza a través de la página web del certamen.

La asociación organizadora del evento, Enviromental Partnership Association, ha explicado que uno de los principales objetivos es destacar a los árboles viejos como un importante patrimonio natural y cultural a apreciar y proteger.