El objetivo último del proyecto es predecir y evitar la aparición de arritmias cardiacas
El objetivo último del proyecto es predecir y evitar la aparición de arritmias cardiacas - abc
ciencia

Investigan un modelo matemático para predecir la vida del corazón

El proyecto, desarrollado por la Universidad de Zaragoza, ha sido apoyado por la UE con un millón y medio de euros

Actualizado:

Atajar y prevenir enfermedades no solo depende de la ciencia médica sino que también la matemática puede ser muy útil. Es la tesis de partida de un proyecto científico que desarrolla la Universidad de Zaragoza y que acaba de ser apoyado por la Unión Europea (UE) con una ayuda de millón y medio de euros.

El programa de investigación lo lidera Esther Pueyo, investigadora y profesora titular de la Universidad de Zaragoza. Se centra en elaborar patrones matemáticos, computacionales, que permitan caracterizar el envejecimiento del corazón y predecir la predisposición de un individuo a sufrir arritmias cardiacas.

El trabajo consiste en combinar varias técnicas: la experimentación in vitro de biopsias cardiacas, el análisis de electrocardiogramas de personas vivas y el desarrollo de modelos computacionales que predigan la actividad del corazón a distintos niveles, desde la célula hasta la superficie corporal.

Según ha informado la Univerisdad de Zaragoza, el fin último de este proyecto de investigación es diseñar nuevos métodos de análisis matemático con los que obtener «patrones característicos de la electrofisiología cardiaca de personas con distinta edad cronológica y biológica, y se relacionarán esos patrones con la probabilidad de desarrollar eventos arrítmicos».

Todo ello tendría una elevada utilidad para la medicina preventiva. Algo de especial interés –indican las mismas fuentes– en una sociedad como la europea, con unas altas tasas de envejecimiento poblacional. Recuerdan que las arritmias en las personas de edad avanzada pueden no ser letales, pero «deterioran drásticamente su calidad de vida, dejándoles además secuelas que les hacen más vulnerables a sufrir otras enfermedades, tales como derrames cerebrales o insuficiencia cardiaca».