Sin casa seis meses después de una riada
El río Aragón creció y se llevó por delante dos casas de la urbanización «El Molino» - ABC
SOCIEDAD

Sin casa seis meses después de una riada

Los afectados por las inundaciones de Castiello de Jaca siguen sin poder entrar a sus casas y sin percibir las indemninaciones

Actualizado:

El 20 de octubre del pasado año, el río Aragón puso en jaque a la localidad oscense de Castiello de Jaca. Las lluvias torrenciales de días atrás provocaron una crecida extraordinaria del río, que se desvió de su cauce y acabó entrando en las viviendas de la urbanización «El Molino».

De las 39 casas que componen la urbanización, una docena se encuentran muy cercanas al discurrir del río. Éstas quedaron muy dañadas tras la crecida. Sin embargo, la peor parte se la llevaron dos viviendas que desparecieron completamente arrastradas por el agua.

En la retina de muchos, todavía está grabada la imagen de cómo las dos casas se desplomaban por completo por la fuerza del río. No hubo que lamentar daños personales, pero sí cuantiosos daños materiales. De hecho, muchas de las casas quedaron inhabitables y a día de hoy así siguen.

En concreto, cuatro familias se quedaron sin casa. Entonces se les ofreció ser realojadas en viviendas públicas. Sin embargo, casi seis meses después el problema continúa. Es más, crece. Llevan desde octubre viviendo de alquiler en Jaca. Hasta ahora, el Ayuntamiento era quien corría con los gastos.

El problema es que el dinero de la ayuda se acaba y estas familias van a tener que hacer frente a la hipoteca de una vivienda que no pueden habitar y además van a tener que pagar de su bolsillo el alquiler. Aunque en algunos casos se trata de segundas residencias, también hay vecinos que han perdido su vivienda habitual.

Aunque son conscientes de que es un proceso largo, han decidido poner el tema en manos de la Justicia para exigir responsabilidades. Han interpuesto una demanda judicial contra la promotora, el constructor y los arquitectos, ya que los afectados consideran que «se han lucrado con la venta de estas viviendas, ocultando que estaban en una zona de riesgo que se podía inundar».

Casi seis meses después, «siguen en el minuto cero»: no han llegado las ayudas que en su día prometió el Gobierno de Aragón y el Consorcio de Compensación de Seguros todavía no les ha indemnizado, a pesar de que las pólizas estaban en vigor. La burocracia es lenta, pero ellos aseguran que su situación es límite.