El arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña
El arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña - EFE
renuncia de benedicto xvi

El arzobispo de Zaragoza califica la noticia del Papa como una «bomba que nos estremece»

Monseñor Ureña dice que es un «acto heroico» y un «ejemplo» frente a «un mundo pegado al poder»

Actualizado:

El arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña, ha calificado la noticia de la renuncia de Benedicto XVI al Papado como una «bomba que nos estremece». Aseguró que la ha recibido con «sorpresa», pero la ha valorado como un «ejemplo» para una sociedad en la que abundan los casos de ambición por el poder.

Según Ureña, la retirada de Benedicto XVI estando en «plenas condiciones mentales» para el ejercicio del Papado, pero movido por una «cuestión de conciencia» por sentirse falto de fuerzas por su avanzada edad, es un «acto heroico» y ejemplar «en un mundo pegado al poder como elq ue estamos viviendo».

El arzobispo de Zaragoza ha rechazado que tras la decisión del Papa haya habido otras motivaciones como intrigas vaticanas. Considera que ha sido un acto sincero y valiente de responsabilidad personal, que demuestra la solidez de sus principios, alejados de «cualquier tipo de ambición».