Mercado de Diseño de Alicante durante la edición anterior
Mercado de Diseño de Alicante durante la edición anterior
cultura

Más de 30 propuestas de innovación y tendencias llegan a las Cigarreras

La cuarta edición del Mercado de Diseño programa talleres, música en directo y oferta gastronómica con food-trucks

Actualizado:

El auge de los mercados de diseño se extiende por la geografía española gracias al éxito de los organizados en Madrid (Mercado Central de Diseño, Mercado de Motores o Nómada Market), Barcelona (Lost&Found Market o Flea Market) y Bilbao (Open Your Ganbara). En Alicante también encuentran su hueco y así lo demuestra la cuarta edición del Mercado de Diseño tras el éxito de las anteriores, basado en «una cuidada selección para que haya mucha calidad». Así lo cuenta Victor Lario, organizador del evento que asegura que el objetivo no es sólo vender «si no dar un pequeño escaparate al público para darse a conocer».

Víctor cuenta cómo el concepto de mercado de diseño nace en parte a raíz de la crisis, en la que una generación entera que ha salido de escuelas de diseño y de bellas artes no ha tenido la opción de abrir una tienda. «Aquí se les brinda la oportunidad de que una tienda física quiera comprar sus productos para distribuirlos» continúa Lario.

El espacio en el que se ubica este tipo de mercados es un factor muy influyente en el resultado final y para que permita cierta capacidad y la puesta en marcha de la creatividad se suelen elegir ubicaciones grandes y con antiguos usos como es la antigua fábrica de galletas Artiach en el caso del mercado de Bilbao, el conocido matadero donde se instala el Mercado Central de Diseño de Madrid o la antigua fábrica de tabacos de Alicante. Esta fábrica conocida ahora por los alicantinos como el Centro Cultural Las Cigarreras cede uno de sus espacios -La Caja Blanca- para los expositores que está limitado a 30 puestos, razón por la cual la organización ha tenido que segmentar bastante para que haya diversidad y sobre todo calidad. «Aunque hay de todo, cada año abunda más un sector. En la anterior edición de abril hubo más demanda de ilustración y este año se verá más arte orientado a fotografía, collage y video arte» explica el organizador.

Aunque según Lario es difícil destacar a los participantes «porque son muy diversos y de calidad», asegura que Woodyloop tendrán muy buena acogida porque su fabricación artesanal de rótulos creativos reutilizando superficies materiales como la madera, tableros de glomerados, metal o metacrilato, ya les ha llevado en poco más de un año «a trabajar con gente muy importante y a colaborar con festivales de música bastante potentes». Algunos de sus trabajos protagonizaron la última edición del festival Arenal Sound con un gran cartel luminoso o la Ruzafa Fashion Week con un proyecto para la marca Munich.

El mercado no sólo es un espacio para diseñadores, sino una experiencia de ocio y compra que engloba algo más que la propia exposición de productos. Toda aquella persona que tenga una idea puede iniciarla o desarrollarla con los talleres gratuitos que cada edición la organización propone para dos públicos: el adulto y el infantil. Este año, el taller para adultos va orientado a cómo poner precio a un producto. En abril, el taller fue impartido por la profesional Mariam Fernández (experta en marketing y comunicación) y repite de nuevo porque ya «alucinó el año pasado con la buena acogida que tuvo», explica Lario.

Los más pequeños también tienen un taller propio que a diferencia del de adultos sí tiene el aforo limitado porque siempre tiene mucho éxito. «Crea tu fanzine» es el nombre de esta actividad, en la que cada uno hará una página y el resultado final será autoeditado por ellos mismos, pudiendo llevarse al final una fotocopia a casa y dejando el original para el centro Las Cigarreras.

El taller infantil tendrá lugar el primer día del mercado, el viernes, y el de adultos el sábado, jornada que se completará la programación de un concierto de funky-jazz en la parte del anfiteatro junto a los chicos de Alacant Street Market y sus food-trucks y a la música de dos Djs que se encargarán de poner el broche final a la cuarta edición de la cita del diseño en la capital.