Del lienzo a la seda
Paula Such, con alguna de sus creaciones - r.m.
«visto y oído»

Del lienzo a la seda

Dos iniciativas novedosas demuestran en Alicante que no todo está inventado, entre ellas el canal gastronómico Foodie Channel

Actualizado:

¿Quien ha dicho que todo está inventado? Traemos esta semana dos iniciativas novedosas por parte de tres mujeres emprendedoras que han decidido que el mercado tenía un hueco para ellas.

En primer lugar las hermanas María José y Teresa Rico han montado un proyecto tecnológico que consiste en una televisión por internet dedicada al mundo de la gastronomía: Foodie Channel. Según explicó María José en la presentación de este nuevo canal, «en este proyecto hemos unido la pasión de Teresa con la comunicación y la mía por la gastronomía». Con el dato en la mano de que más de 100 millones de hogares ven la televisión por internet, y comprobar que en canales abiertos y que no fueran de pago en España no había ninguno dedicado a la gastronomía, las hermanas Rico no dudaron en ser pioneras en este campo que presentaba una importante laguna.

Foodie Channel tiene un contenido generalista, con tertulias, entrevistas, reportajes, rutas, rincones que debe conocer un viajero y, por supuesto, recetas; pero al mismo tiempo es altavoz de distintos colectivos especiales. «Damos cabida en nuestros programas –explica María José Rico- a cocineros profesionales que no tienen acceso a los medios de comunicación, a colectivos no atendidos suficientemente como es el caso de la obesidad infantil o los celíacos, de los que hay 400.000 casos en España. Además, pretendemos ser también propagadores de las universidades y ya hemos empezado a colaborar con la Universidad Católica de San Antonio de Murcia que, de la mano de Antonio Marquerie, ofrece el segundo grado de Gastronomía que existe en España».

Pero este canal ha nacido con suerte, como asegura María José Rico, ya que tiene dos embajadoras de excepción en su delegación de Nueva York: la chef y repostera Karina Sesso, que admira y da a conocer la cocina española a los estadounidenses, y la consultora internacional Bisila Bokoko, que asesora a empresas españolas que quieren exportar sus productos.

Con un diseño muy intuitivo, la página web de Foodie Channel ya ha recibido más de treinta mil visitas en el escaso tiempo que lleva de funcionamiento de aficionados a la gastronomía de todo el mundo. ¡No se lo pierdan!

La pintura baja a la pared

Por otro lado, traemos una iniciativa artística en la que la pintura ha bajado de la pared para instalarse en la seda. Paula Such lleva el arte en las venas desde que era pequeña. Ya con nueve años ganó el primer premio de Pintura Europea. Mientras estudiaba Bellas Artes en Valencia, Paula trabajaba pintando murales en hoteles y estudios, vendiendo cuadros o como diseñadora gráfica. Tras licenciarse, trabajó en la empresa Arquint (Colombia), Mustang (Elche) y posteriormente se trasladó a Italia para trabajar en una empresa de complementos al mismo tiempo que estudiaba un MBA y para el que preparó un trabajo de fin de curso que consistía en una empresa de pañuelos. Pero ese proyecto se quedó en la mente y siguió trabajando en Alemania.

Pero tras esta experiencia, decidió volver a Alicante y hacer realidad ese trabajo que seguía rondándole en la cabeza. Así, hace tan sólo cinco meses, nació su empresa, Mommes (unidad tradicional para medir el gramaje de la seda). Los pañuelos siempre me han gustado y utilizaba los de mi madre, de alta calidad, pero muy caros. Y es que no encontraba ninguno en el mercado que tuviera un precio asequible pero con un alto nivel gráfico y artístico, no había ilustraciones cuidadas con un buen precio. Así que decidí llevar adelante mi proyecto. Han sido unos meses agotadores –explica Paula-, pero ya tenemos nuestra primera colección de pañuelos de seda para la temporada otoño-invierno 2014.

Los pañuelos, de 90x90 centímetros tienen una calidad excepcional. Son creaciones en twill de seda italiana, fabricados, impresos y cosidos en el lago de Como, ya que en España no encontró ninguna fábrica que pudiera dar la calidad a la seda que Paula Such deseaba. Con una cuidada estampación que consigue que los dos lados del pañuelo tengan el mismo color, sus ilustraciones son de lo más variadas, desde las hortensias, a los animales, la abstracción o el cosmos.

Su pasión por el detalle y la idea de vender un producto muy completo, la ha llevado a diseñar una caja para guardar el pañuelo, que en realidad es un pequeño maletín de pintor realizado en madera de samba y fabricada a mano en Jijona, en cuyo interior aparece serigrafiado una paleta de pintor, pinceles y tubos de pintura, y cuya asa, así como la etiqueta de los pañuelos, están realizadas en Monóvar.

Esta primera colección estará en breve en establecimientos de moda de Alicante y Madrid. Y los reconocerán fácilmente: el arte, el colorido y el detalle les llenarán los ojos.