Energy Sistem, el milagro tecnológico alicantino
Centro de trabajo de Energy Sistem en Finestrat - abc
economía

Energy Sistem, el milagro tecnológico alicantino

Esta empresa familiar, con presencia en 60 países, compite cara a cara con gigantes como Apple y Sony

Actualizado:

Cientos de miles de usuarios utilizan sus productos, pero no todos saben que su origen no está en Silicon Valley, sino en un pequeño pueblo alicantino. La firma de tecnología de consumo Energy Sistem, ubicada en el Finestrat desde hace veinte años, ha conseguido posicionarse en uno de los mercados más competitivos del mundo partiendo de un modelo empresarial familiar, lo que no deja de ser un rara avis en un sector dominado por las grandes multinacionales. Con más de 150 empleados, una red de distribución de ventas en 60 países y un ritmo de crecimiento del 20%, Energy Sistem se ha convertido en un caso digno de estudio.

Al frente encontramos a cuatro hermanos murcianos establecidos en Benidorm. Su negocio familiar comenzó a crecer con el nacimiento de su primer hito tecnológico en 1996, un ratón de ordenador. Después vendrían muchos más: el primer reproductor de MP3 comercializado en España –antes que el Ipod de Apple-; el primer libro electrónico –antes que el Kindle-, y la primera tableta de marca española (un producto en el que tienen previsto posicionarse entre las cinco primeras marcas en un plazo de dos años). Hasta este momento, su mayor éxito ha procedido de los reproductores portátiles de música, de los que solo este año han vendido 250.000 unidades, manteniéndose como líderes en España en esta categoría.

Daniel Havillio, director de Innovación, explica a ABC algunas de las claves del éxito de esta compañía, que saca al mercado cincuenta productos al año, manteniendo vivo un catálogo de casi 300 referencias. “En el mundo tecnología los ciclos de vida de los productos son muy cortos, por lo que la renovación tiene que ser constante. Mi departamento presenta todas las semanas una novedad. El nivel de exigencia es enorme porque, en este sector, o te mueves o te mueven”.

Desde el primer boceto a lápiz hasta el molde del producto en 3D, todo el proceso de diseño y desarrollo de producto se realiza desde la sede de la empresa de Finestrat, donde trabaja un equipo de jóvenes ingenieros, programadores, diseñadores, traductores y expertos en marketing. La fabricación y el ensamblaje se realiza posteriormente en Asia, igual que hacen Apple, Sony o Philips. Es con éstos con quienes después tienen que competir en los puntos de venta, tanto físicos como online. Para hacerlo y no morir en el intento, se redoblan los esfuerzos para batir en precios a los grandes y en calidad a los competidores low cost –las tablets chinas, principalmente-. “Ofrecemos 36 meses de garantía, cosa que ninguna compañía se atreve a hacer –explica Havillio-. Otro de nuestros valores diferenciales es nuestro soporte técnico personalizado y el cuidado que ponemos en los detalles y el diseño, desde la caja y el manual de instrucciones hasta los accesorios”.

Dos de los principales aliados de Energy Sistem en su estrategia de expansión internacional son el marketing y la presencia en redes sociales -cuentan con medio millón de seguidores en Facebook-. Alejandro Nordlund, manager de Marketing Internacional y responsable de crear y gestionar la imagen de marca alrededor del mundo, señala a Latinoamérica como uno de los principales nichos de mercado de sus productos. “En Oriente Medio hemos tenido también una gran aceptación, y la demanda en países como Irán está reportado resultados sorprendentes”. Reino Unido, Bélgica, Alemania y varios países de la antigua URSS son otros de sus centros de interés en estos momentos.

No menos destacable es la filosofía de la empresa con sus empleados, más cercana a la de Google que a la que rige las empresas españolas. Fruta fresca gratuita disponible a todas horas, vistas a jardines, clases de taichí y descuentos para el gimnasio y compra de libros, así como formación continua en ámbitos que van desde el inglés hasta coaching y nutrición. “Trabajamos muy duro, pero tenemos muchas compensaciones”, corrobora Havillio.