Una alegación del PSOE obligaría a «cerrar» el Tajo-Segura
Imagen del aspecto que presentaba el embalse de Entrepeñas en el año 2006, en plena sequía - ignacio gil

Una alegación del PSOE obligaría a «cerrar» el Tajo-Segura

Los socialistas piden una reserva de 900 hectómetros, que impediría el trasvase

Actualizado:

La toma de posiciones respecto al plan de cuenca del Tajo -y el aumento de la reserva mínima en los embalses de cabecera del trasvase al Segura que contempla dicho plan- ha sacado a relucir las contradicciones de los socialistas en materia hídrica. Mientras el PSPV se presenta en la Comunidad como defensor de la transferencia y arremete contra el Consell porque, a su juicio, no está defendiendo los intereses de la región, sus compañeros de partido en Castilla-La Mancha han presentado una batería de alegaciones al plan que, de aceptarse, supondrían el cierre del trasvase.

Así, el pasado viernes -último día de plazo para presentar alegaciones- unos 40 alcaldes socialistas de Castilla-La Mancha, con el secretario general del PSOE de Toledo (y alcalde del municipio de Escalona), Álvaro Gutiérrez, presentaron sus propias alegaciones para pedir que la reserva mínima en los embalses de Entrepeñas y Buendía se eleve hasta los 900 hectómetros cúbicos, frente a los 400 que contempla el plan de cuenca. Cabe recordar que, en la actualidad, la reserva mínima está establecida en 240 hectómetros.

La solicitud del PSOE de Castilla-La Mancha, de aceptarse (cosa que parece poco probable) supondría de hecho el fin de la transferencia, dado que Entrepeñas y Buendía no almacenan esa cantidad de agua más que en momentos excepcionales. En estos momentos, sin ir más lejos, los dos embalses de cabecera almacenan juntos 729 hectómetros, según los datos de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT). Es decir, con el planteamiento del PSOE, faltarían casi 200 para poder aprobar una mínima transferencia al Segura.

Negociación

La media de los últimos diez años de estos dos embalses no ha superado la barrera de los 900 hectómetros ni en los meses más húmedos, aunque es cierto que en momentos puntuales (como en 2011) sí lo ha hecho.

Mientras, en la Comunidad, el PSPV se ha sumado al PP en la Diputación de Alicante para presentar una batería de alegaciones conjuntas -negociadas en la Mesa del Agua, de la que también forman parte los usuarios- que piden, en esencia, que se establezca una reserva mínima flexible condicionada a la existencia de periodos de sequía.

Por su parte, el Consell, Murcia y el Ministerio de Medio Ambiente negocian en la mesa técnica -de la que forman parte también ingenieros, técnicos, expertos y regantes de las regiones implicadas y del resto de España- el contenido final del memorándum, que debe garantizar la supervivencia del trasvase Tajo-Segura a pesar del incremento de la reserva hasta los 400 hectómetros en los embalses de cabecera.

Como desveló ayer ABC, la intención de la mesa técnica es que la versión definitiva del memorándum -que será la que adopte rango de ley, según anunció la semana pasada el ministro de Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete- esté lista para el fin de semana de El Pilar, de forma que pueda conjugarse su entrada en vigor con la del plan de cuenca, que será aprobado por el Consejo Nacional del Agua, previsiblemente, en diciembre.

Entre las aportaciones al memorándum destaca la derogación de la denominada «ley Narbona», que preveía la sustitución paulatina de los caudales del trasvase por agua desalada, a medida que se pusieran en marcha las plantas proyectadas.