operación policial

Una red ganó 200.000 euros vendiendo a inmigrantes permisos de residencia falsos

La Policía Nacional detiene a cinco personas de nacionalidad india y pakistaní

ABC
Actualizado:

La Policía Nacional ha desarticulado en Alicante un grupo organizado que obtuvo más de 200.000 euros a través de falsas promesas de obtención de la residencia legal a ciudades extranjeros en situación irregular.

Para ello, según han informado este martes fuentes policiales, el grupo facilitaba a sus víctimas certificados de ayuntamientos, contratos de trabajo, informes de convivencia de parejas de hecho y hasta tarjetas de residencia, si bien todos eran falsos.

De hecho, los efectivos policiales se han incautado de «cientos de documentos» falsificados, así como soportes informáticos para la elaboración de los mismos.

El grupo ahora desarticulado, integrado por cinco personas de nacionalidad india y pakistaní -todas ellas arrestadas-, captaba ciudadanos extranjeros en situación irregular para ofrecerles, a cambio de importantes cantidades de dinero, la posibilidad de normalizar legalmente su estancia en España.

Los cinco detenidos se les relaciona con delitos de estafa, falsificación de documentos, favorecimiento a la inmigración ilegal, usurpación de identidades, pertenencia a organización criminal e infracción a la ley de extranjería, han añadido las mismas fuentes.

La investigación se inició el pasado año cuando la Brigada Local de Extranjería y Fronteras de la Comisaría de Elche conoció la existencia de este grupo, cuyas víctimas eran principalmente de nacionalidad india y procedentes de diversas provincias españolas.

Los inmigrantes ilegales eran hospedados en un primer momento en hostales de Elche y posteriormente en «pisos patera», donde debían permanecer hasta satisfacer sus deudas con la organización criminal por la supuesta tramitación ficticia de la consecución de la residencia legal en España.

A raíz de las declaraciones de los detenidos y de algunas de sus víctimas, la Policía Nacional pudo conocer que estas últimas eran trasladadas en vehículos desde Elche hasta Cartagena, ciudad en la que realizaban todo tipo de trámites ficticios.

En este sentido, la organización fingió disponer de un despacho de tramitación de documentos en la que trabajaba un supuesto funcionario.

Además, cuando los «clientes» se quejaban a la organización de que los documentos tramitados no les servían para regularizar su situación, los ahora arrestados los coaccionaban y les retenían los pasaportes.

Para recuperar sus pasaportes y el dinero entregado el grupo les exigía que «consiguieran nuevas víctimas», han explicado las mismas fuentes. Dos de los cinco detenidos ya han ingresado en prisión.