Revueltas en el mundo árabe

Los rebeldes se hacen con el aeropuerto de Misrata

El secretario de la ONU afirma que el Gobierno libio desea "un alto el fuego" inmediato pero ruega que frenen los bombardeos

AGENCIAS
BENGASI Actualizado:

Los rebeldes libios han tomado el control este miércoles del aeropuerto de la ciudad de Misrata, en el oeste del país, tras intensos combates con las fuerzas del dirigente libio, Muamar Gadafi, según ha informado la cadena de televisión Al Yazira. Un corresponsal de la cadena, que hablaba desde Benghazi, ha citado a un portavoz de los sublevados según el cual "los rebeldes han tomado el control completo del aeropuerto hace una media hora".

Un portavoz de los rebeldes también ha confirmado al corresponsal de CNN Ben Wedeman que estos se han hecho con el control del aeropuerto de la tercera ciudad del país, según ha informado a través de su cuenta en Twitter.El periodista español Alberto Arce, que se encuentra en esta ciudad, también ha confirmado en Twitter que ha podido entrar en el aeropuerto y grabar y tomar fotos "sin problema". Según afirma, los rebeldes lo han liberado "a media mañana" y ha habido "cientos de personas" celebrándolo y realizando disparos.

Ban pide el cese de ataques

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha asegurado este miércoles que el Ejército libio debe poner fin a los ataques contra Misrata y otros lugares del país como condición previa para que se pueda declarar el "alto el fuego inmediato y verificable" defendido personalmente por el primer ministro libio, Al Baghdadi Ali al Mahmoudi.

"Me ha dado a entender que el Gobierno libio desea que haya un alto el fuego inmediato y el establecimiento de un equipo de vigilancia por parte de Naciones Unidas y Unión Africana", ha declarado Ban durante una rueda de prensa celebrada en Ginebra en referencia a una conversación personal con Al Mahmoudi. "No obstante, lo primero y más importante es poner fin a los combates en Misrata y en otros lugares" a fin de "facilitar la prestación de las ayudas humanitarias y, paralelamente, de poder continuar con el diálogo político", ha añadido.

El Gobierno de Muamar Gadafi ha declarado el alto el fuego en varias ocasiones, pese a lo cual no ha interrumpido sus ataques contra la asediada ciudad de Misrata, último reducto de los opositores en el oeste, ni contra otras posiciones de los rebeldes.

Una OTAN activa

Asimismo, dijo que la OTAN ha sido muy activa en las últimas últimas 48 horas en los cielos de Misrata, en las que ha bombardeado posiciones gadafistas, especialmente al este de la ciudad, desde donde el Ejército libio estaba bombardeando el puerto. Las tropas gubernamentales han intensificado en las últimas dos semanas los bombardeos contra el puerto, que es la única vía de acceso a Misrata, limitando la llegada de los barcos y por tanto los suministros a la tercera localidad de Libia. Por su parte el Gobierno de Gadafi acusa a la Alianza de bombardear edificios oficiales, incluso la sede del Alto Comisionado para la infania.

Misrati ha explicado que ayer fue bombardeada la zona donde se encuentran los campos de refugiados, lo cual demuestra, en su opinión, que el régimen ataca directamente a la población civil de la ciudad, que sufre los bombardeos gadafistas indiscriminados sobre las áreas habitadas.

Además, los rebeldes libios se han hecho con el control de una base militar en el oeste de Trípoli, en la que ondea la bandera de los sublevados, según asegura la cadena de televisión catarí Al Yazira, que cita fuentes propias. La cadena asegura que elementos rebeldes de la capital consiguieron ocupar y controlar una base militar aérea, situada en el oeste de Trípoli, y en la que anteriormente habían colocado la bandera tricolor de la independencia, que los rebeldes han tomado como propia.