revueltas en el mundo árabe

La oposición yemení acepta el acuerdo de transición

Este convenio establece una transferencia del poder al vicepresidente en el plazo de un mes, y elecciones presidenciales y parlamentarias dos meses después

EFE
SANÁ Actualizado:

Representantes de la oposición yemení han firmado el acuerdo forjado por el Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico para una transferencia ordenada del poder, han informado fuentes de la oposición. Este convenio, que también tiene que ser suscrito por el presidente de Yemen, Ali Abdalá Saleh, establece una transferencia del poder al vicepresidente en el plazo de un mes, y elecciones presidenciales y parlamentarias dos meses después.

Las fuentes consultadas aseguran que el acuerdo había sido suscrito por sus representantes a primeras horas de esta noche, de una forma reservada y estando presente el secretario general del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), Abdel Latif Zayani. El plan fue suscrito por cinco representantes del opositor Encuentro Compartido, teniendo como testigos a los embajadores de Estados Unidos y de varias naciones europeas.

El documento, según las fuentes de la oposición, ha pasado ahora al partido gobernante, el Congreso General del Pueblo, así como grupos políticos aliados, y después llegará a manos del presidente yemení, quien también tiene que firmarlo. Se desconoce, no obstante, cuándo serán cumplidos esos pasos, y es posible que los periodistas tampoco sean invitados, como ha ocurrido con el acto de la firma de la oposición.

Para mañana, domingo, está convocada en Riad una reunión extraordinaria de ministros del CCG (integrado por Arabia Saudí, Kuwait, Omán, Emiratos Árabes Unidos, Catar y Baréin), que analizará, entre otros temas, la iniciativa del Yemen. Esta reunión fue convocada el pasado 19 de mayo, y no se ha informado de ningún aplazamiento, por lo que Latif Zayani debería viajar mañana a Riad para participar en esa reunión, lo que podría acelerar los actos que están pendientes en Saná. La iniciativa del CCG fue anunciada el pasado 21 de abril para poner fin a la crisis política que estalló a finales de enero en este país, que también se contagió de las revueltas que afectan desde entonces al mundo árabe.