filtraciones de wikileaks

Julian Assange: «No maten al mensajero por revelar verdades incómodas»

El fundador de Wikileaks defiende la divulgación de documentos confidenciales de EEUU como función de control sobre los gobiernos

SIDNEY Actualizado:

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, ha defendido la divulgación de documentos confidenciales de Estados Unidos al considerar que es necesaria para ejercer una función de control sobre los gobiernos, en un artículo titulado "No maten al mensajero por revelar verdades incómodas" que ha sido publicado hoy en un diario australiano.

En el texto, Assange define su web como un instrumento de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación para difundir verdades "que deben ser publicadas" con el fin de acabar con la desconfianza en los gobiernos, valor que motivó la creación de Wikileaks. "Las sociedades democráticas necesitan medios fuertes para mantener la honestidad de un gobierno", aseveró, al tiempo que incluyó a su portal en este elenco. "Wikileaks forma parte de estos medios porque no tiene miedo a publicar verdades", asegura.

Assange parafrasea asimismo al magnate de la comunicación Rpert Murdoch, a quien pertenece el rotativo en el que se ha publicado este artículo: "En una carrera entre el secreto y la verdad, siempre ganará la verdad". Además, Assange rechaza el argumento esgrimido por el Departamento de Estado norteamericano para criticar las filtraciones de Wikileaks, al recordar que hasta el momento ninguna persona ha sido atacada por aparecer en los documentos sobre la guerra de Irak, Afganistán o en los cables diplomáticos.

Asimismo, el australiano maniiesta su sorpresa al constatar que ninguno de los medios impresos a los que facilitó el último material divulgado -The New York Times, The Guardian, Der Spiegel, Le Monde, y El País- han sido objeto de denuncias o persecuciones.

Assange fue detenido ayer en Londres en ejecución de la euroorden de arresto emitida por las autoridades de Suecia, donde supuestamente cometió varios delitos sexuales. Un tribunal británico le ha denegado la libertad bajo fianza, por lo que permanecerá en prisión hasta el próximo 14 de diciembre, cuando se celebre una nueva audiencia para decidir su extradición a Estocolmo.