viaje a afganistán

Gates pide disculpas por la muerte de nueve niños a manos de OTAN

El secretario de Defensa de EEUU se ha reunido con el presidente Karzai y con el general David Petraeus

EFE
KABUL Actualizado:

El secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, de visita en Afganistán, ha pedido disculpas al Gobierno y pueblo afganos por las recientes muertes de nueve menores a manos de las fuerzas de la OTAN en un bombardeo en el este del país.

"Es un golpe a nuestras relaciones con el pueblo afgano. Hemos trabajado duro para minimizar las víctimas civiles", ha subrayado Gates en una rueda de prensa en el Palacio presidencial de Kabul junto al jefe de Estado del país centro-asiático, Hamid Karzai. El presidente afgano ha manifestado en esta comparecencia que "los afganos quieren que terminen" este tipo de sucesos, pues ya "se ha sacrificado mucho en la guerra contra el terrorismo".

En su alocución, Gates también se ha referido a la formación del Ejército y Policía afganos, a los que a partir de julio de este año las fuerzas extranjeras tienen previsto empezar a traspasar gradualmente la responsabilidad de la seguridad, un proceso que concluirá, si se cumple el plazo previsto, en 2014. "Déjenme ser claro: no nos vamos de Afganistán este verano. Estamos trabajando por un objetivo común. No queremos que este país sea un bastión seguro para los terroristas", ha defendido el secretario de Defensa, que ha agregado que EEUU podría conservar bases militares permanentes en el país si los afganos así lo desean. "No hay un interés en tener bases permanentes, pero si los afganos lo quieren podemos estudiar la idea. No tenemos una agenda oculta, solo queremos estabilidad. Queremos que Afganistán y la región no sean un lugar desde donde lanzar ataques contra EEUU", ha expuesto.

Gates, que llegó hoy en visita sorpresa a la base aérea de Bagram, cerca de Kabul, se reunió durante la jornada con el propio Karzai y visitó el cuartel general de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) de la OTAN, que comanda el general David Petraeus.