rusia

La Eurocámara insta a Moscú a reformar su sistema electoral y critica la exclusión del candidato liberal

El 4 de marzo se celebran elecciones presidenciales con Putin como favorito

CORRESPONSAL EN MOSCÚ Actualizado:

El mes pasado fue la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) la que pidió a Rusia una “reforma en profundidad” de su legislación electoral. Hoy se unió al llamamiento el Parlamento Europeo mediante una resolución que exige a Moscú adecuar el sistema electoral del país según los estándares de la OSCE. Se trata de que los comicios presidenciales del próximo 4 de marzo discurran de manera limpia, democrática y con plena igualdad de oportunidades para todos los candidatos.

Los eurodiputados han criticado además el hecho de que el economista Grigori Yavlinski, líder del partido liberal Yábloko, haya sido excluido como candidato. Los parlamentarios estiman que impedir a Yavlinski medirse con el primer ministro, Vladímir Putin, en las elecciones de marzo constituye un atentado contra la pluralidad política.

Putin, candidato con más posibilidades de obtener la victoria en las presidenciales, ha prometido reiteradamente que no habrá fraude, pero nadie le cree después del pucherazo habido en las legislativas de diciembre. Todos los partidos de oposición han sido unánimes a la hora de denunciar la responsabilidad de la Comisión Electoral Central en las manipulaciones.

Acaba de ser destituida la responsable de la Comisión electoral de la ciudad de Samara por acusar a las autoridades locales de “preparar” una nueva falsificación de los comicios para favorecer la victoria de Putin. Los europarlamentarios lamentaron hoy que casi 3.000 reclamaciones presentadas por irregularidades durante las elecciones de diciembre hayan sido rechazadas en los tribunales rusos.

Movilización ciudadana

El pucherazo de diciembre ha provocado una movilización ciudadana como no se veía en Rusia desde los años 90. La oposición ha llevado a cabo ya tres grandes concentraciones en Moscú, el 10 y 24 de diciembre, y pasado 4 de febrero. Hay otra convocada para el próximo día 26, una semana antes de las presidenciales.

El Parlamento Europeo también ha reclamado a Rusia que no interfiera en el trabajo de los más de 600 observadores internacionales que verificarán los comicios. En Rusia ha sido creada además la llamada “Liga del votante”, iniciativa ciudadana que pretende un mayor control del trabajo de las comisiones electorales durante el escrutinio. Una de las reivindicaciones más coreadas en las pasadas manifestaciones ha sido la dimisión del presidente de la Comisión Electoral Central, Vladímir Chúrov.