asesinatos del régimen

Encuentran en el Tirol austríaco una fosa común con 220 víctimas de la 'eutanasia' nazi

Se sospecha que a las víctimas, discapacitados físicos y mentales, se les dejó morir de hambre

EFE
VIENA Actualizado:

La localidad alpina de Hall, en el Tirol austríaco, ha sido escenario de un hallazgo que evidencia otra vez, más de medio siglo después, la atrocidad del nazismo. Se ha encontrado una fosa común con los restos de alrededor de 220 supuestas víctimas del "Programa de Eutanasia" nazi, dirigido a eliminar a discapacitados.

La emisora pública austríaca ORF ha informado, citando fuentes hospitalarias, de que la fosa fue hallada en las cercanías del centro de psiquiatría del hospital regional de Hall, durante unas obras que se estaban realizando en el recinto sanitario. Las víctimas habrían sido enterradas entre los años 1942 y 1945, y se sospecha que muchas de ellas murieron en el llamado "Programa de Eutanasia", puesto en marcha por los nazis para potenciar la "raza aria" eliminando a discapacitados físicos y mentales, entre ellos muchos menores de edad.

Las autoridades austríacas han paralizado las obras y han comenzado a investigar la identidad de los cuerpos, así como la posible existencia de más fosas comunes. Hasta que no se practiquen los análisis forenses no se podrá determinar cómo fallecieron las personas allí enterradas, aunque el historiador Horst Schreiber ha explicado a la cadena pública que se sospecha que se les dejó morir de hambre.

Se estima que casi 200.000 personas con algún tipo de enfermedad o discapacidad fueron asesinadas durante el régimen nazi, después de ser separadas de sus familia con el pretexto de trasladarlos a instituciones sanitarias. En Austria, el lugar más vinculado con este programa es el antiguo palacio de Hartheim, cerca de la capital de Alta Austria, Linz, donde los nacional-socialistas asesinaron entre 1940 y 1944 a cerca de 30.000 personas, catalogadas en la nomenclatura nazi como "vidas indignas de ser vividas".