hay 50 heridos

Diez muertos en una protesta contra la OTAN en Afganistán

La policía abre fuego cuando unos 2.000 manifestantes se dirigían a su oficina en la ciudad de Taluqan con los cadáveres de cuatro personas que murieron anoche

KABUL Actualizado:

Al menos diez personas han muerto y cincuenta han sido heridas hoy en una manifestación contra las tropas de la OTAN que ha sido reprimida a tiros por la policía en la provincia de Takhar, en el norte de Afganistán. La policía ha abierto fuego cuando unos 2.000 manifestantes se dirigían a su oficina en la ciudad de Taluqan con los cadáveres de cuatro personas que resultaron muertas anoche por disparos de las tropas de la OTAN en Afganistán, ha precisado el gobernador provincial, Abdul Jabar Taqwa.

De acuerdo con portavoces de la Fuerza de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF), dependiente de la OTAN, las personas muertas anoche eran insurgentes, pero los manifestantes y la Policía mantienen que se trata de civiles. Los manifestantes rompieron carteles del presidente afgano, Hamid Karzai, arrojaron piedras contra la comisaría central de Taluqan y luego trataron de entrar en ese edificio, así como en la oficina del gobernador y en una base de la ISAF en la ciudad. A primera hora de la tarde, la Policía se había hecho con el control de la situación.

En un comunicado, la ISAF había anunciado anoche la muerte en el distrito de Taluqan de "cuatro insurgentes", entre ellos "dos mujeres armadas", en una operación registrada el martes. Las tropas internacionales buscaban a un miembro del grupo insurgente Movimiento Islámico de Uzbequistán (IMU, siglas en inglés), supuestamente responsable del tráfico de armas en la zona con vistas a cometer ataques contra las tropas internacionales.

En el transcurso de la redada, las tropas mataron a cuatro personas cuando estas se disponían a disparar a los soldados, sostuvo la ISAF, que informó de la detención de dos hombres, pero no precisó qué ocurrió con el miembro del IMU. Las muertes de civiles han sido calificadas en el pasado por el Gobierno afgano como "inaceptables" y son uno de los principales puntos de fricción entre el Ejecutivo afgano y las tropas internacionales en el país, en total unos 150.000 soldados. En el año 2010, 2.777 civiles murieron víctimas de la violencia, según datos de la misión de Naciones Unidas en Afganistán.