EE UU castigará a los marines que orinaron sobre afganos
polémico vídeo

EE UU castigará a los marines que orinaron sobre afganos

El secretario de Defensa califica de "totalmente deplorable" el comportamiento de los soldados implicados

WASHINGTON Actualizado:

El Gobierno de EE UU ha condenado con vehemencia el comportamiento de los presuntos infantes de Marina estadounidenses que aparecen en un polémico vídeo en el que aparecen orinando sobre varios cadáveres de talibanes en Afganistán.

El Pentágono ha prometido una investigación exhaustiva y las altas instancias del Gobierno se han apresurado a declarar "deplorable" el suceso.

Las autoridades están decididas a evitar un nuevo escándalo por el comportamiento de los soldados de EE UU que pueda hacer recordar, ni de lejos, el que desató la imágenes de los maltratos en la prisión iraquí de Abu Ghraib en 2004.

Según ha confirmado una fuente del Pentágono, bajo la condición del anonimato, la Infantería de Marina ya ha identificado que los soldados que aparecen en la grabación pertenecen al tercer batallón del segundo regimiento de Marines, con base en Camp Lejeune, estado de Carolina del Norte.

Condena de Washington

Esta información se produce después de que el secretario de Defensa de EE UU, Leon Panetta, calificara de "totalmente deplorable" el comportamiento de los soldados estadounidenses e informara de que se ha abierto una investigación inmediata y exhaustiva sobre el asunto que ya ha dado sus primeros frutos.

"He visto las imágenes y encuentro que el comportamiento allí registrado es totalmente deplorable", ha señalado Panetta en un comunicado. "Condeno ese comportamiento en los términos más enérgicos", ha agregado.

El secretario de Defensa ha insistido en que ese tipo de conducta "es totalmente inapropiada para miembros de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos" y ha subrayado que no refleja las normas y valores que los militares estadounidenses juran respetar. Panetta ha advertido de que aquellos que hayan incurrido en esa conducta deberán rendir cuentas, ya que la profanación de un cadáver es considerado un crimen de guerra en Estados Unidos. Además, ha telefoneado al presidente afgano, Hamid Karzai, para asegurarle que el Gobierno estadounidense investigará el caso hasta sus últimas consecuencias. El Cuerpo de Infantería de Marina ha indicado que sigue procurando verificar el origen y la autenticidad del vídeo.

Por su parte, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, se ha unido a las condenas y ha dicho estar totalmente "consternada" ante el comportamiento de los soldados. "Quiero expresar mi total consternación por esta información sobre nuestros marines, por quienes profeso el máximo respeto y admiración", ha dicho Clinton tras un encuentro bilateral con el ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, Mourad Medelci. "Es absolutamente inconsistente con los valores estadounidenses, con los estándares de comportamiento que esperamos de nuestro personal militar y al que se acoge la gran, gran mayoría de nuestro personal militar", ha señalado Clinton.

El secretario de prensa de la Casa Blanca ha dicho en su rueda de prensa diaria que el presidente Barack Obama conoce los hechos y comparte las consideraciones del secretario de Defensa, aunque ha confesado no saber si Obama había visto las imágenes. El vídeo, de 39 segundos, muestra como un soldado graba a otros cuatro que orinan sobre tres cadáveres ensangrentados, presumiblemente talibanes, entre risas y chascarrillos. Uno de ellos llega a decir "ten un buen día, amigo".

El fantasma de Abu Ghraib

El principal portavoz talibán, Zabiualah Muyahid, ha calificado de "inhumano" y "bárbaro" el polémico vídeo, y ha considerado que generará más odio y que provocará que los estadounidenses se vean obligados a "acortar su presencia en Afganistán". La publicación del vídeo coincide precisamente con los avances en las negociaciones entre el gobierno afgano y los talibanes, que EE UU pretende reiniciar tan pronto como el gobierno de Karzai de su beneplácito.

Las imágenes, que se han difundido como el rayo por internet, suponen asimismo un duro golpe a los esfuerzos del Pentágono y de todo el Gobierno de EE UU para reparar la imagen de sus fuerzas armadas tras el escándalo de Abu Ghraib, cuando salieron a la luz fotografías de malos tratos por parte de soldados estadounidenses a presos en esa cárcel iraquí. El año pasado, un grupo de soldados estadounidenses recibió fuertes condenas de prisión después de que se supiera que guardaron como trofeos restos de civiles afganos a los que habían matado.