Los Obama, en la Casa Blanca - REUTERS

Marbella espera la visita de Barack Obama la primera semana de agosto

El presidente de EE.UU. celebrará su 49º cumpleaños y después se entrevistará con el Rey Juan Carlos, probablemente en Palma

MADRID Actualizado:

La familia del presidente de los Estados Unidos tiene reservado un hotel de lujo en Marbella la próxima semana y se sabe que verán al Rey en los primeros días de agosto, según ha logrado saber ABC de fuentes diplomáticas de solvencia en las capitales de ambos países y en Berlín. La familia Obama ha alquilado un alto número de habitaciones en un complejo golfístico de lujo, a las afueras de Marbella. La reserva coincide con el cumpleaños del presidente, el próximo día 4, y se espera su presencia en la celebración con su familia y un amplio número de amigos para los que está reservado todo el hotel del 4 al 8 de agosto.Fuentes diplomáticas en Washington, Madrid y Berlín confirman hasta lo posible la visita —«hay un 99 por ciento de posibilidades»—.

Coincidiría con Cameron

En esta ocasión, el presidente podría entrevistarse con Su Majestad el Rey, aunque por ahora solo se sabe que se espera a la primera dama en el palacio de Marivent. Se da la circunstancia de que en los mismos días se espera en un domicilio particular de Marbella al primer ministro británico, David Cameron. Él se alojaría en una urbanización que linda con el hotel que tienen reservado los Obama, el Villa Padierna en Benahavís. Dado que el proceso de recuperación en el que está inmerso Don Juan Carlos aconseja que limite al máximo sus viajes, es probable que la cita tuviera lugar en Palma de Mallorca en lugar de trasladarse el Rey a Marbella. Si los mandatarios coincidieran allí, no sería de extrañar que el Rey se desplazara. En uno u otro sentido, parece que el helipuerto del hotel, elegido para el asueto español de los Obama, permanece reservado a este efecto y a disposición de las autoridades de aviación civil. Las gestiones se han llevado a cabo con especial reserva y, aunque nada ha trascendido, altos responsables de Moncloa muy vinculados a la política exterior se encuentran tras las gestiones para la visita privada del presidente norteamericano.

El lugar seleccionado por la delegación norteamericana es una especie de palacete toscano. Ha sido elegido este año entre los mejores hoteles del mundo. Dispone de una una importante colección museística, una de las grandes cocinas de la región costera, dirigida por Martín Berasategui, y un balneario terapéutico de renombre. Es poco habitual que un presidente norteamericano pase sus vacaciones fuera del país. Y éstas suelen tener un periodo muy limitado. Dado el número de acompañantes que fuentes diplomáticas han confirmado a ABC que llegarán a Marbella con el presidente Obama y su familia, y la brevedad de la estancia, es posible que el desplazamiento a España genere críticas al presidente Obama.

Por su parte, un alto funcionario de la Casa Blanca, que habló bajo la condición de anonimato, manifestó ayer a Efe que «el presidente no tiene planes para ir a España en agosto». Sin embargo, sí confirmó la preencia en Marbella de Michelle Obama junto a su hija menor, Sasha. «Es una visita privada de madre e hija junto a varios viejos amigos de la familia».