Mandela sopla las velas rodeado de sus íntimos. - AFP

Sudáfrica celebra el 92 cumpleaños de Nelson Mandela

El país se vuelca con su primer presidente negro en un día de celebraciones masivas, fiestas y homenajes

EDUARDO S. MOLANO
NAIROBI Actualizado:

El ex presidente sudafricano y líder anti apartheid Nelson Mandela celebró hoy su 92º aniversario junto a su familia, en una jornada que, por primera vez, la comunidad internacional dedicó a rendir homenaje a su figura.

«Su sacrificio no sólo sirvió a su pueblo en Sudáfrica, sino que hizo que el mundo fuera mejor para todo el mundo, en todos los sitios. Hoy día, en esta primera Jornada Internacional Nelson Mandela, le agradecemos todo lo que hizo en nombre de la libertad, de la justicia y la democracia», afirmó el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, en un comunicado.

De igual forma, en un acto organizado por el gobernante Congreso Nacional Africano en Mvezo -localidad natal de Premio Nobel de la Paz- el presidente del país, Jacob Zuma, recalcó que entre las enseñanzas legadas por Mandela, el «trabajar unidos para fortalecer la unidad y la solidaridad en nuestro país» siempre fue su principal «leitmotiv».

Encarcelado durante 27 años, Mandela fue liberado en 1990 y elegido cuatro años más tarde como el primer presidente negro de Sudáfrica, al quedar abolido el régimen del «apartheid». Para celebrar su onomástica, los sudafricanos dedicaron 67 minutos de su tiempo a obras de interés público, en referencia al número de años que dedicó a la lucha por la igualdad. Mientras, en los aledaños de la residencia del carismático líder de Johannesburgo, al menos un millar de personas se congregaron desde primeras horas de la mañana para entonar el «cumpleaños feliz».

Una iniciativa en la que, debido a su frágil estado de salud, el propio ex presidente no pudo participar, pero a la que se unieron diversas personalidades, entre ellas, el actor Morgan Freeman o su esposa, Graça Machel, quien acudió a un centro asistencial para niños con problemas en el barrio de Orlando, en Soweto.

A su salida del centro, Machel reiteró que es «un privilegio tener una vida con él» y recordó la importancia de Mandela como símbolo «para este país, el continente africano y el mundo».

Unas palabras que también fueron compartidas por el presidente estadounidense, Barack Obama, quien envió un comunicado a la familia, en el que destacó la «extraordinaria visión, liderazgo y espíritu» del primer presidente negro de Sudáfrica.

«Estamos agradecidos por contar con la bendición de su extraordinaria visión, su liderazgo y espíritu», reiteró el mandatario estadounidense.

En su última aparición pública, Mandela acudió la pasada semana al estadio Soccer City de Johannesburgo antes de la final del Mundial de fútbol, pero se limitó a saludar al público sin asistir al encuentro.

Una ausencia, justificada por el visible deterioro físico de «Madiba», y que ya ha generado una guerra de intereses cruzados para recoger las mieles de su legado póstumo.

Entre los principales actores de esta batalla legal, los que ayer enviaban regalos: la familia del ex mandatario -que se ha casado en tres ocasiones-, el Congreso Nacional Africano, así como las diferentes fundaciones creadas por Mandela después de retirarse de la política en 1999.