Videla, durante el último día del juicio, este miércoles, en Córdoba - AP

El ex dictador argentino Videla, condenado a cadena perpetua

De la primera, en 1985, se libró por un indulto. El tribunal le considera «máximo responsable» de confeccionar un plan sistemático «para eliminar opositores» entre los años 1976 y 1980. Deberá cumplir la pena en una cárcel común

SERVICIO ESPECIAL EN BUENOS AIRES Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El ex presidente Jorge Rafael Videla fue condenado ayer a cadena perpetua por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura argentina (1976-1983), tras un histórico juicio en Córdoba. El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner dispuso una pantalla gigante para seguir la sentencia desde la Secretaría de Derechos Humanos, en Buenos Aires. Videla es juzgado junto a otros 29 represores imputados por delitos de lesa humanidad, entre ellos Luciano Benjamín Menéndez, temido ex jefe del tercer cuerpo del Ejército, conocido como «Chacal» por su ferocidad.

Aunque el histórico juicio se celebró en la ciudad de Córdoba, a unos 700 kilómetros de la capital, captó la atención de toda Argentina por lo emblématico de los acusados. Videla, de 85 años, fue el primer jefe de la dictadura tras el golpe de Estado contra Isabel Perón del 24 de marzo de 1976. Menéndez, de 83 años, fue jefe castrense con jurisdicción en once provincias. Durante este juicio por el asesinato de 31 presos políticos, la Fiscalía pidió cadena perpetua para Videla. Es además la primera sentencia que recibe el máximo responsable de la dictadura desde el juicio a las Juntas de Comandantes en 1985, tras la derogación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, conocidas como «las leyes del perdón» contra los represores.

Asimismo diecinueve uniformados y policías fueron condenados a cadena perpetuas este martes en dos juicios por crímenes de lesa humanidad en los campos de exterminio que organizó el último régimen militar, en el balneario de Mar del Plata y en Buenos aires. Según el Centro de Información Judicial, con estos últimos diecinueve uniformados, son 150 los jefes y oficiales sentenciados por los abusos del régimen militar que, según varias organizaciones, dejó 30.000 desaparecidos, aunque otras rebajan la cifra a poco más de 8.000.

En su último alegato, Videla defendió su actuación y la de los militares. Criticó a la Administración kirchnerista. Y se refirió en tres ocasiones al ex presidente Juan Domingo Perón. Incluso lo citó en uno de sus mensajes, en el que instó a las Fuerzas Armadas a combatir a la guerrilla. «Que el reducido número de psicópatas que va quedando sea exterminado uno a uno para bien de la república», parafraseó el ex dictador. Sobre la situación previa al golpe señaló que «el Estado había perdido el monopolio de la fuerza» y se vivía en un «far west vernáculo», con «elementos terroristas, custodias de sindicalistas, patotas que más que proteger intimidaban, además de una milicia clandestina (de derecha), la Triple A».

Condena de la UCR

Videla causó además inquietud al dar como información lo que pareció una revelación. Aseguró que en febrero de 1976 el entonces titular de la Unión Cívica Radical (UCR), Ricardo Balbín, le reclamó que las Fuerzas Armadas perpetraran el golpe de Estado «cuanto antes» y «eviten así una larga agonía a la República». Fue durante una cena en casa de un amigo común, según relató Videla, quien agregó que Balbín le aconsejó: «No pretenda el aplauso» por interrumpir el orden constitucional. Tras lo que le habría declarado: «Tampoco sembraré piedras en el camino». Los máximos referentes de la UCR, empezando por el presidenciable Ricardo Alfonsín (hijo del fallecido ex mandatario Raúl Alfonsín) condenaron las declaraciones de Videla que involucran a Balbín en un supuesto aval al golpe.