Temas

Amiens

Amiens imágenes y vídeos

Europa

«Europa renacerá siempre de sus cenizas, por mucho que se la quiera desahuciar, o se decrete mendazmente su decadencia. Quizás carece del dinamismo demográfico y del crecimiento de los países emergentes, pero nadie le iguala en la gestación de una civilización secular»

POR EUGENIO TRÍAS Comentar

«Ozon es un marciano que Habla de cosas de hoy»

MARÍA GÜELLBARCELONA. Un niño que vuela. Como lo leen. El protagonista de la nueva película de François Ozon no se conforma con gatear sino que emprende vuelo y se pasa media película por los aires

MARÍA GÜELL | BARCELONA Comentar
Nellie Bly: genial reportera de Pulitzer

Nellie Bly: genial reportera de Pulitzer

El 14 de noviembre de 1889, el «New York World» de Lord Joseph Pulitzer, se preguntaba en un gran titular: «¿Es el gran sueño de Jules Verne compatible con la realidad?». El rotativo sensacionalista

Un trasplante de cara y siete historias

Un trasplante de cara y siete historias

Al margen de su historial médico, cada uno de estos siete pacientes tiene su propia historia. Fueron diferentes los motivos que les llevaron al quirófano y distinta fue su evolución.Isabelle

L.DERQUI | VALENCIA Comentar

El chupinazo desata la fiesta

ALBERTO LARDIÉSPAMPLONA. El sol se quería imponer a las nubes como si anhelara presenciar la explosión de júbilo que aguardaban con impaciencia miles de personas vestidas de rojo pasión y blanco

Gentismo

Gentismo

IGNACIO CAMACHOPARÍS bien podía valer una misa, pero habría que ver si vale una

«Grandes Óperas» Pasión en estado puro

«Grandes Óperas» Pasión en estado puro

La ópera «Manon Lescaut» fue el primer éxito rotundo de Puccini que con 35 años acabó por asentarse como el gran nombre de la lírica italiana de su tiempo. La elección del tema de la ópera no fue


El hombre que fue Verne

El hombre que fue Verne

El espacio Cosmocaixa conmemora el centenario de la muerte de Julio Verne con una exposición que ilustra la relación del autor de «La isla misteriosa» con el mundo de la ciencia


Julio Verne, el utopista subversivo

Julio Verne, el utopista subversivo

Con motivo del centenario de su muerte, ven la luz decenas de reediciones de sus obras y tienen lugar numerosos homenajes internacionales y grandes coloquios en Europa y Estados Unidos. Patriarca fundador de la ciencia ficción, lo anticipa casi todo: el teléfono, el viaje a la luna, la exploración submarina... Paraísos e infiernos en los últimos confines de nuestro planeta PARÍS. El centenario de Julio Verne (1828-1905) va mucho más allá de las fronteras de todos los géneros literarios, porque la seducción que ha ejercido su obra durante todo un siglo ha sembrado la imaginación de científicos, ingenieros, urbanistas, viajeros, cineastas, hombres de negocios, astrónomos, marinos, revolucionarios, visionarios de todas las especies, encantados desde niños por una obra de 22.000 páginas, 62 novelas, 18 cuentos, con más de 5.000 legendarias ilustraciones. En su primera juventud, Verne soñaba con ser autor de teatro de bulevar, siguiendo la influencia de su amigo Alejandro Dumas (hijo). A los 22 años estrenaba en los bulevares parisinos su primera pieza. El joven arribista nacido en Nantes en el seno de una familia burguesa quería triunfar muy rápido. Y ganar dinero. Tras un primer intento fallido, Verne había llegado a París en 1848. Y consiguió ser secretario general del Teatro Lírico. Pero su matrimonio con una joven viuda, Honorine Deviane, le obliga a unas responsabilidades familiares incompatibles con la incertidumbre del autor dramático. Verne cambiará de vida: trabajará como agente de cambio. En vano. El «demonio» de la literatura le persigue. Viajes extraordinarios El desencanto de la «vida literaria» parisina tardaría casi diez años en llegar. Ya cruzada la treintena, Verne todavía no ha encontrado su camino. Pero su descubrimiento de las «Aventuras de Arthur Gordon Pym» le pone en una nueva pista: el relato fantástico. Sin embargo, su editor, Hetzel, rechaza de mala manera su primera novela, «París en el siglo XX», que no podría publicarse hasta 1994. El primer rechazo de Hetzel se dobla con un amago de acuerdo: el proyecto de escribir una gran serie de «Viajes Extraordinarios»... El primer libro de esa serie será «Cinco semanas en globo» (1863). Un éxito de ventas. Hetzel, un negociante avispado, le propone un contrato que hoy nos parecería leonino. Vendiendo de 30.000 a 40.000 ejemplares por libro, Verne tenía apenas asegurados unos 4.000 euros de nuestro tiempo. Verne ¡no cobraba un céntimo por los primeros 20.000 ejemplares de sus libros! Los derechos de autor sólo comenzaban a contar a partir de esa cifra. Hacia el final de su carrera, Verne vendía una media superior a los 100.000 ejemplares por título. A pesar de ganar mucho dinero, prefirió vivir siempre en una ciudad de provincias, Amiens, con una casa en la playa del Crotoy, muy cerca de la diminuta ciudad de Eu, donde la escritora Rosa Chacel y su esposo, el pintor Timoteo Pérez Rubio, desembarcaron algunos años después de la muerte de Verne. Tras el éxito fulminante de las «Cinco semanas en globo», siguió una larga serie de medio centenar de novelas celebérrimas: «De la tierra a la luna» (1865), «Los hijos del capitán Grant» (1867), «20.000 leguas de viaje submarino», (1869), «La vuelta al mundo en 80 días» (1872), «La isla misteriosa» (1874), «Miguel Strogoff» (1876), «Un capitán de quince años» (1878), «Los quinientos millones de la Bégum» (1879), etc., etc., etc. Se ha repetido hasta la saciedad. Verne lo anticipa casi todo: el teléfono, el viaje a la luna, la exploración submarina, descubrimientos científicos, descubrimientos terrestres, paraísos e infiernos en los últimos confines de nuestro atribulado planeta. Sin embargo, esa condición muy sólida de patriarca fundador de la ciencia ficción quizá sea menos decisiva que su condición de utopista subversivo, creador y semilla de los creadores de nuevos mundos. El trance de Rimbaud Arthur Rimbaud confesó que había comenzado a escribir poesía tras caer «en trance» leyendo el más misterioso e inquietante de los libros de Verne, las «20.000 leguas de viaje submarino», la epopeya del «Nautilus» y el capitán Nemo. Alfred Jarry comparaba al Verne del «Viaje al centro de la tierra» con el Nietzsche de «Así habló Zaratustra». Proust escribía: «Nada más asombroso que la luz encantada que ilumina el rostro de un niño que lee por vez primera un libro de Julio Verne». El último de sus grandes biógrafos, Jean-Paul Dekiss, se atreve a sentenciar: «Verne quizá sea el escritor que más ha influenciado la imaginación de los creadores del siglo XX». Influencia que va mucho más allá de la historia literaria. Orson Wells adaptó a Verne ¡al teatro! Kirk Douglas produjo un inquietante «Faro del fin del mundo». James Manson, interpretando las «20.000 leguas...», es un personaje digno de Dostoievski. Hollywood perpetró engendros y genialidades de la más diversa especie, inspiradas en la magna leyenda verniana. De James Bond a Spielberg, el cine le ha rendido grandes homenajes. Sinatra, Martine Carol, George Rafat, Cantinflas, Marlène Dietricht, Curd Jürgens, Maurice Chevalier, David Niven, entre muchos otros, encarnaron algunos de los grandes personajes de incontables viajes, mucho más allá de todas las tierras conocidas. Con motivo del centenario, decenas de reediciones, numerosos homenajes internacionales, grandes coloquios, en París, en Amiens, en Nantes, en Europa y Estados Unidos, perseguirán las misteriosas rutas de una obra que sigue fascinándonos porque nos invita a tirarnos a la calle en busca de incontables tesoros, que están al alcance de nuestra mano, si seguimos la dirección del viento que sopla sobre las insondables velas de nuestra imaginación.

TEXTO: JUAN PEDRO QUIÑONERO, CORRESPONSAL FOTOS: ABC/ Comentar

Los «Verdes» franceses crecen mientras caen la extrema derecha y el PC

Según las cifras oficiales del Ministerio del Interior, el centro-derecha es aritméticamente mayoritario en toda Francia. Los socialistas no progresan, como esperaban. Los ecologistas suben significativamente por todas partes. El PCF continúa su lento e inexorable hundimiento histórico. Se confirma que la gran novedad es el hundimiento de la extrema derecha, favoreciendo la recomposición de la derecha moderada.<br>

PARÍS. J. P. Quiñonero, corresponsal Comentar