Temas

Hannover

México vence a Irán por 3-1

Apretando los dientes y sufriendo más de lo esperado, la selección de fútbol de México, cabeza de serie del Grupo D, debutó en el Mundial de Alemania-2006 con una victoria de 3-1 frente a Irán, en

Siempre y en todo lugar

Siempre y en todo lugar

En el CeBIT, la feria informática más importante de Europa, que hoy concluye en Hannover (Alemania), se ha impuesto la convergencia de tecnologías. Y la feminización de los dispositivos es ya una imparable tendencia

TEXTO Y FOTOS: RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL HANNOVER Comentar

El tranquilo adiós de un pegador

El tranquilo adiós de un pegador

Gerhard Schröder deja hoy la Cancillería alemana en manos de Ángela Merkel. La marcha del líder socialista se produce en un ambiente cordial, facilitado más por el hecho de que su partido seguirá en el Gobierno que por el talante del hasta hoy mandatario

Tradición de progreso

Los orientales han imitado todo lo alemán y ahora se lo revenden... o compran sus empresas. Es como si se estuviera perdiendo la vieja aristocracia industrial


La tremenda soledad de los hijos de Rainiero

La tremenda soledad de los hijos de Rainiero

MÓNACO. Cuenta una leyenda que en el siglo XIX Rainiero I dejó plantada a una amante gitana que, en un ataque de ira, le lanzó una maldición: «Ningún Grimaldi encontrará la felicidad en el matrimonio». Ayer era fácil recordar esa maldición cuando tras el féretro de Rainiero III aparecían el Príncipe Alberto II y sus hermanas las Princesas Carolina y Estefanía. Tres tristes hijos. Tres tristes desgracias. Tres desconsoladas figuras sin una pareja a la que recurrir en busca de consuelo. Detrás, los hijos que Carolina tuvo con el fallecido Stefano Casiraghi más los dos de su actual marido, Ernesto de Hannover. Una vez más faltaron los de Estefanía de Mónaco (dos de su relación con Daniel Ducruet y el tercero fruto de un breve idilio con un monitor de esquí), aunque ahora sí habría valido la excusa de que son muy pequeños para estas ceremonias, al igual que ocurre con la benjamina de Carolina, Alejandra. Cada uno con su circunstancia, lo cierto es que la soledad de los hijos de Rainiero ayer era palpable, era notoria y era hasta preocupante. Alberto II llega al Trono soltero y sin ninguna pinta de que vaya a cambiar su estado civil en breve. Alberto no tendrá una Primera Dama que le acompañe en los actos oficiales aunque bien es cierto que su padre tampoco la tuvo durante sus primeros diez años como Príncipe. Pero entonces Rainiero tenía 26 años y hoy son 47 los que ya no cumple Alberto. La continuidad de la dinastía está arreglada tras la modificación que se hizo en la Constitución a petición del propio Rainiero por lo que no habría ningún obstáculo para que Alberto permanezca soltero, fiel a su estilo. La tensión de las Princesas Pero si su papel en la vida tal vez no sea el de formar una familia, lo que sí tendrá que limar con auténtica diplomacia es la malísima relación que ha existido y existe entre las Princesas Carolina y Estefanía. Ni en la muerte de su padre se ha atisbado algún síntoma de que las cosas fueran a cambiar entre las hermanas. Es más, de su actitud de ayer se podría decir que la frialdad es brutal entre ambas. Aunque en la retransmisión de la ceremonia religiosa las cámaras eludieron captar si las Princesas se daban la paz, lo que sí se vio perfectamente fue cómo Estefanía abandonaba rápidamente la catedral en un coche distinto del que iban sus dos hermanos. Las dos imágenes de las hermanas era impactante. Envueltas en mantillas negras y con vestimentas de luto riguroso, el negro de sus prendas sólo contrastaba con la palidez de unos rostros de desprender lágrimas secas tras tanto llanto -han pasado nueve días desde la muerte del Príncipe- y donde las cicatrices del dolor surcan sin piedad la piel de las que han sido las Princesas más bellas de la realeza. Centro de todas las miradas fue -y así lo sabía- la princesa Carolina. Con su marido Hannover ingresado en el hospital por una pancreatitis aguda de la que el último boletín habla de «evolución favorable», la belleza serena de Carolina sobresalía frente al deterioro de una Estefanía, «ojito derecho» del Soberano, y a quien tantísimos disgustos dio por su alocada vida. «Es el único hombre que nunca me ha fallado» dijo en su día de su padre. De ahí tal vez la corona de flores con un simple «Stephanie» que había en la catedral. Sólo ella sabe lo sola que se queda ahora. Mónaco se paralizó Junto a los tres compartió banco en la catedral la hermana de Rainiero, la princesa Antoinette, cuya delicada salud impidió que siguiera el cortejo fúnebre. «Tía Antoniette», como la llaman en familia, es testigo mudo de todos los vaivenes que han vivido los Grimaldi y en cuya historia ella también ha escrito sus capítulos de escándalo, muy en la línea de sus sobrinas. Con el funeral y posterior inhumación de los restos mortales del Príncipe Rainiero que ya descansa al lado de su querida esposa, la Princesa Gracia, Mónaco despidió en silencio y sin perder la compostura al que ha sido su «patrón» durante 56 largos y fructíferos años. En señal de duelo ayer el Principado era un estado fantasma. Todo estaba cerrado. Desde el casino a los transportes públicos, desde las tiendas a los restaurantes. Las estrictas medidas de seguridad hicieron de Mónaco un lugar aislado para el resto del mundo, un duelo únicamente roto por el estruendo de los 36 cañonazos que se lanzaron por el veterano Soberano.

TEXTO BEATRIZ CORTÁZAR ENVIADA ESPECIAL/ Comentar

CeBIT 2005 o el triunfo de la navaja suiza

CeBIT 2005 o el triunfo de la navaja suiza

La mayor feria del mundo anticipa el «todo en uno» y vaticina un armónico futuro de fusión entre dispositivos y tecnologías. Una economía de medios que agradecerá, sin duda, el usuario HANNOVER. El lema del año era «¿puedes ver el futuro?» cosa que, al menos, se intentó en Hannover. Estas son algunas de las percepciones: cauto optimismo (por primera vez desde el estallido de la burbuja en 2000), al tiempo que dos inventos, el móvil y el MP3, enganchados al «formato-regalo» de 70 euros, han tirado del consumo como agua de mayo. Ahora, la tecnología busca su lado más amable, relegando la agresividad a los precios: el PC, siempre hambriento de recursos, se tranquiliza y nuevas arquitecturas en la CPU, de Intel o AMD, armonizarán la técnica y la vida diaria. Una vez más, Apple parece marcar la pauta conceptual y no es exagerado pensar que en un futuro todos los ordenadores querrán parecerse a la idea del Mac mini. La estética de los aparatos se estiliza y resbala como si fuera ¿un iPod? El mundo moderno es inalámbrico y acaba con los cables por paredes y suelos: una «WLAN» más rápida -también WiMax- lo invade todo y los propios móviles, con un UMTS que por fin funciona, recibirán incluso retransmisiones de fútbol en vivo. La tercera generación de móviles, más adaptada a la mano y al bolsillo, cree poder competir, finalmente, con la pujante oferta televisiva. Pero, en un campo sin puertas, la seguridad cotiza al alza en todas sus variantes y, si la mejor defensa es un ataque, Panda se ha lanzado a la «guerra preventiva» con una «alerta inteligente» (TruPrevent) contra todo comportamiento anómalo en la máquina por más que el virus sea de esos que aún están por catalogar. Televisión por móvil La telefonía por internet (VoIP) conquistará, imponiendo nuevos números de teléfono y, previsiblemente, una liberalización en el exclusivo coto de las operadoras. Pero con la VoIP llegan nuevos receptores WiFi que se acoplan a la red inalámbrica doméstica y pueden crear una curiosa ensalada de conexiones. Toda esta movilidad alimenta la necesidad de baterías, que siguen estrujando el litio e incluso la nanotecnología, a falta de que un día lleguen las células de combustible. La recepción de televisión, en cambio, se libera del espacio doméstico y se incorpora al móvil, si bien aún es conflictivo saber quién pagará por ella y por qué razón. En cambio, el cine en casa se conecta a la red fija de banda ancha para la recepción «on line», lo que convierte a las operadoras, de móviles o fijo, en nuevas distribuidoras de contenidos de televisión -ellas poseen el espectro- algunos años después del resbalón de Telefónica Media. La tendencia entre la cacharrería es clara: sin más melodrama, los dispositivos se casan entre sí, pero casi siempre en torno al teléfono, que parece convenido por todos como elemento imprescindible: la cámara se funde con el MP3, la miniconsola, la agenda y el móvil, en variaciones que acentúan más usos o edades: música, juegos, telefonear, organizar. En la guerra matrimonial, las PDA perdieron la partida ante el «smartphone» o móvil multiuso y apenas las salva ya más que el bragado usuario de agenda y la posibilidad locativa del GPS. Dos ejemplos de buen apaño entre ambos aparatos han sido el éxito de BlackBerry o de Treo, ninguno de grandes fabricantes asentados y ambos con nuevos modelos, si bien la estrategia de la primera parece más boyante que la de la segunda. Anotar que estas «plataformas de bajo consumo» propician una creciente independencia del hardware y el software tradicional, debido al retraso de Windows. La otra tendencia del móvil es la inaugurada por el N-Gage, de Nokia, y que ahora siguen aparatos «lo hago todo», como el Gizmondo de la imagen de la izquierda: entretenimiento (MP3, MP4. PDA, juegos, internet, SMS), pero capaz de telefonear si se llega tarde. Sony lo intenta con la PlayStation PSP, una «central de entretenimiento móvil» que querría ser «el iPod» de los jugadores. Ellos, los jugadores, tenían un hall completo de ATI, que celebraba con una exposición los 20 años de sus tarjetas. Era como ver el paso del tiempo, pero jugando. Otro móvil tipo es el que engulle al reproductor MP3 y, al mismo tiempo, al almacén de memoria «flash»: para Alcatel «mi móvil es mi Dj» y ejemplo es el «walkman-phone» de Sony/Ericsson (W800), que por detrás es una cámara de 2 megapixels, aunque el más difícil todavía es de la marca Samsung, con su móvil-cámara de 7 megapixels (SCH-V770) o capacidades de hasta 3 Gb. Además, el momento de soledad de «mi móvil y yo» parece un momento sensible para el consumo. De ahí que el aparato tienda a terminal de compra: empezando por esa canción «que tengo en la punta de la lengua» y... «clin» iTunes u otro hacen caja: un negocio mucho más allá de los suculentos «tonos de llamada». Para el mero espectador, sigue la confusión entre la TV analógica, digital, satélite, terrestre, alta definición, plasma, LCD, TFT, tubo, proyección... Y el formato DivX demuestra que su versión 6 produce ya efectivamente televisión en alta definición (HD) en un quinto del volumen normal, con lo que basta el DVD actual de 4,4 Gb para grabar y no hay que cambiar al de Blu-Ray de 25 Gb. DivX dice comprimir un 20% más que el codificador WMV9 y el H.264 y, además, el doble de rápido: hasta Sony claudica e incorpora ya certificación para DivX, con lo que las espadas siguen en alto en el formato de cine por internet. Finalmente, la tecnología y la estética siguen segándose la hierba bajo los pies, según el síndrome bang&olufsen: la inversión en lo bello busca perdurar, mientras que la belleza de la tecnología está en ser superada y morir. De ahí que más que otra carcasa de móvil cada seis meses, la gente lo que ansíe es un nuevo móvil, para el que casi seguro no valdrá la carcasa o accesorio anterior.

RAMIRO VILLAPADIERNA/ Comentar

¿Papel mojado o arquitectura-ficción?

¿Papel mojado o arquitectura-ficción?

MADRID. En 1908 Antonio Gaudí ideó un impresionante rascacielos para la ciudad de Nueva York. Era su proyecto para el Hotel Attraction, que nunca llegó a buen puerto, aunque se han conservado algunos dibujos gracias a su colaborador Matamala. Tras el atentado terrorista de las Torres Gemelas, se trató de resucitar aquel viejo -pero novedoso- proyecto para ocupar la Zona Cero en el World Trade Center. Tampoco esta vez tuvo suerte el genial arquitecto catalán, que ya supo con la Sagrada Familia lo que es no ver acabado uno de sus trabajos. No es, desde luego, un caso aislado el de Gaudí; a lo largo de la vida profesional de todos los arquitectos no son pocos los proyectos que, por una u otra razón, se quedan en ese limbo adonde van a parar los sueños, los besos nunca dados... En arquitectura está muy implantado el sistema de concursos (abiertos o por invitación). Muchas ideas quedan en papel mojado, quizá durmiendo en un cajón a la espera de ser despertadas un día, aunque tal vez la mayoría nunca lo hagan. Una interesante exposición, inaugurada por la ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo, en la Arquería de Nuevos Ministerios, se ocupa precisamente de esas «arquitecturas ausentes» del siglo XX, a las que se rinde homenaje. Es una muestra dividida en dos; cada una con doce proyectos. Se ha inaugurado la primera de ellas; para visitar la segunda habrá que esperar hasta el 16 de septiembre. Un comité de expertos se ha ocupado de la selección de obras: las hay que fueron proyectadas pero nunca construidas; otras, en cambio, sí fueron realizadas pero perduraron muy poco tiempo por ser domolidas o porque nacieron con fecha de caducidad. Fueron concebidas como construcciones temporales. Un proyecto de investigación Uno de los atractivos de esta muestra -que itinerará por España y el extranjero, siendo su primera parada la Fundación Barrié de La Coruña- es su carácter investigador, que quedará recogido en el catálogo así como en los 24 cuadernos de investigación que se han llevado a cabo. Cada uno de los proyectos seleccionados cuenta con un grupo de profesionales de reconocido prestigio que dirigen a sus respectivos equipos de trabajo. Los proyectos presentes son los siguientes. De Alvar Aalto se muestra su cementerio de Lyngby (Dinamarca) nunca construido. El célebre arquitecto suizo ganó el concurso convocado por el Ayuntamiento de la ciudad. De Gunnar Asplund, su proyecto para los pabellones de la Exposición Universal de Estocolmo de 1930. En este caso, sí fueron construidos ante el Canal de Djugard, con la colaboración de un grupo de arquitectos, pero el conjunto fue demolido tras la exposición. No falta presencia española. Así, Félix Candela y Emilio Pérez-Piñero presentaron a concurso una propuesta para la cubierta del Velódromo de Anoeta de San Sebastián. Por su parte, José Antonio Corrales y Vázquez Melún hicieron lo propio en otra Expo Universal, en este caso en el pabellón español de la de Bruselas del 58. Pero el edificio fue desmontado tras la exposición; parte de él se conserva hace años en estado ruinoso en la Casa de Campo de Madrid. Le Corbusier está presente con «Villa Saboya» en la muestra, donde se recogen momentos del proceso del proyecto entre 1928 y 1962. Además, se incluyen la propuesta de Jan Duiker para la Sociedad Cineac de Amsterdam (hoy completamente transformada), el restaurante en Hannover que ideó Arne Jacobsen y el Palacio de Congresos en Venecia propuesto por Louis I. Kahn (ambos sin construir)... La exposición se completa con un garaje para mil automóviles en París de Konstantin Melnikov; unas viviendas en la bahía de Alcudia (Mallorca) ideadas por Alejandro de la Sota; el Museo de Arte Asger Jorn en la ciudad danesa de Silkeborg proyectado por el Pritzker Jorn Utzon (ninguno de los tres se llevó a cabo) y, finalmente, el Frontón Recoletos, de Zuazo y Torroja, que fue demolido en 1973. Hoy sólo habitan en maquetas y bocetos, soñando quizá con que un día salgan del letargo y cobren vida.

TEXTO: NATIVIDAD PULIDO FOTOS: ABC/ Comentar

Prohibido asesinar al canciller

Prohibido asesinar al canciller

Un juez hanseático ha prohibido el asesinato literario de Gerhard Schröder, descrito en «El fin del canciller. El disparo salvador» por un periodista vengativo bajo seudónimo. Precedentes como el bofetón de hace días pueden haber aconsejado no dar ideas ni aun como justa literaria

TEXTO RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL/ Comentar