La oposición denuncia irregularidades en la primera vuelta electoral en Egipto - REUTERS

Observadores y ONG tachan de «fraudulentas» las elecciones egipcias

Los Hermanos Musulmanes también denuncian han «aterrorizado a los votantes»

CORRESPONSAL EN JERUSALÉN Actualizado:

Varios grupos de observadores electorales independientes y ONG internacionales denunciaron hoy que los comicios parlamentarios egipcios del domingo fueron fraudulentos y no se desarrollaron con transparencia. "Hay suficientes pruebas para demostrar el fraude electoral", afirmó Magdy Abdel Hamid, a nombre de varias organizaciones locales y otras internacionales como Amnistía Internacional y Human Rights Watch (HRW).

Los Hermanos Musulmanes, la única opción política que tendría posibilidades de empañar la victoria oficial, han denunciado que se están “aterrorizando a los votantes” y que ya hay una “falsificación sistemática” de los resultados de ayer, en la primera vuelta de los comicios legislativos que está celebrando Egipto.

Las quejas por episodios de compra de votos, de intimidación de candidatos opositores y sus simpatizantes a la entrada de los colegios o de expulsión de observadores independientes volvían a ensombrecer esta consulta, como todas las anteriores, desde primera hora de la mañana. Ya en el momento de la apertura del proceso, asociaciones de respaldo democrático y los propios Hermanos Musulmanes, a través de su portavoz Essam el Ariyan, advertían que habían encontrado urnas con papeletas introducidas el día anterior.

Pero, lejos del clamor contra las “graves irregularidades”, a mitad de la jornada, el Ministerio del Interior calificaba de “tranquilas” las primeras horas electorales y destacaba la ausencia de violencia, con “incidentes pequeños”, entre los que se citó un candidato herido en una pelea con un rival.

Las represalias no han sido ninguna sorpresa e indican la intención del liderazgo egipcio, apoyado en el Partido Nacional Demócrata, de garantizar su gran dominio en el Parlamento. A falta de que se conozcan resultados, y teniendo en cuenta los anteriores comicios legislativos, los votos no serán, sin embargo, muy decisivos. En aquella fecha, solo 75 los 433 escaños pendientes de elección se despejaron en la primera vuelta, y el resto en la segunda de “desempate”, que dentro de este proceso tendrá lugar el próximo 5 de diciembre.

Siete dólares por votar a un candidato

El repaso a las anomalías, abusos y coacciones que han trascendido a lo largo del día deja testimonios tan turbios como el de unos mujeres llegadas al centro de votación de al-Raml, en Alejandría, que según cita la agencia Ap han asegurado que habían recibido 7 dólares por votar al aspirante oficial Abdel-Salam Mahgoub.

Junto a ello, Efe ha documentado la detención por parte de la policía de familiares de candidatos de los Hermanos Musulmanes en la provincia de Port Said, y de la denegación de acceso a los colegios de los representantes de este mismo grupo islamista en la zona de Shubra al Jaima, ambos lugares situados al norte de El Cairo. Según el portavoz de los Hermanos Musulmanes –ilegales desde 1954, por lo que sus listas figuran como “independientes”-, hasta el líder de la formación, Mohammed Badia, se ha quedado sin votar porque su nombre no aparecía en los registros.

No hay en este proceso observadores internacionales porque el Gobierno de Hosni Mubarak se ha negado, pero sí 500 de la Organización Egipcia para el respaldo Democrático, que ha denunciado que muchos de ellos no han podido acercarse a las urnas para ejercer su misión, han sido expulsados o incluso golpeados.

El pisoteo a las libertades también se ha trasladado a los medios de comunicación, a los que la Policía ha impedido también entrar en algunos de los colegios. La web principal de los Hermanos también fue bloqueada, según denunció ayer su operador.