El cólera ha causado más de 1.600 muertos en Haití - AFP

Un epidemiólogo francés asegura que el cólera de Haití fue importado

El profesor Renaud Piarroux asegura que el brote que ha matado a más de 1.600 personas no tiene origen en el país caribeño

AFP
PARÍS Actualizado:

La epidemia de cólera en Haití ha sido importado, la fuente no proviene del entorno ni de los campos de refugiados del seísmo del 12 de enero, según ha declarado el epidemiólogo francés Renaud Piarroux, a su regreso de una misión para el gobierno haitiano.

El profesor Piarroux, especialista en cólera que ha pasado tres semanas en Haití a petición del ministerio haitiano de Salud y de la embajada de Francia es firme: la epidemia «no está ligada al seísmo, no tiene un origen medioambiental».

«Comenzó en el centro del país, no en las zonas costeras ni en los campos de refugiados (donde viven 1,3 millones de personas). La epidemia no pudo tener un origen local. Es decir, fue importada», explica este experto en un hospital de Marsella.

Según los responsables haitiano, los primeros casos aparecieron a mediados de octubre en las orillas del afluente del río de Artibonite, próximo a la base de los cascos azules nepalíes de la misión en la ONU en Haití (Minustah) en Mirebalais.

Estos últimos han sido acusados por una parte de la población de haber importado la enfermedad que ha causado más de 1.640 muertos.

El doctor francés Gérard Chevallier, que ha trabajado con el profesor Piarroux, ha estimado recientemente que «la probabilidad epidemiológica es elevada».

Minustah rechaza las acusaciones

Las acusaciones han sido desmentidas por la Minustah, que ha señalado que los exámenes realizados en las letrinas y las aguas del campamento nepalíe eran «negativos».

« La epidemia ha explotado de un modo extremadamente violento el 19 de octubre con millares de casos y cientos de muertos días después de que numerosas personas bebieran del agua del río en el delta del Artibonite. No se ha visto nunca un contagio tan rápido desde la epidemia de los alrededores de Goma (antiguo Zaire) en 1994», continúa Piarroux.

La bacteria se transmite generalmente de hombre a hombre. Puede transmitirse por el agua «pero normalmente antes de llegar a afectar a miles de personas, pasan semanas o meses. Aquí, hablamos de días», afirma el epidemiólogo que ha realizado numerosas misiones sobre el cólera en África.

La epidemia ha conocido «una velocidad de difusión excepcional porque la gente ha llevado en días el cólera a comunidades de la periferia del Artibonite».

Continuará extendiéndose, pero con una velocidad de propagación menos rápida especialmente en el sur del país, según Piarroux. En este momento «casi la mitad de las comunidades del país han sido tocadas, con más o menos fuerza», según ha constatado el profesor en el terreno. «Hay más de 70.000 casos, podemos aventurar que alcancen los 200.000. Pero no habrá decenas de miles de muertos ni un pico mayor».

Un muerto por cada mil habitantes

Muchas zonas siguen siendo muy vulnerables, en particular en las montañas situadas en el norte del valle del Artibonite. «Son zonas rurales con pueblos aislados donde apenas hay acceso a cuidados sanitarios y falta agua potable Se cuenta ya un muerto por cada 1.000 habitantes». La situación es igualmente tensa en ciertas zonas urbanas, como la barriada de Cité Soleil en Puerto Príncipe y la ciudad de Cap-Haitien. El profesor, que remitirá un informe al ministerio francés de Exteriores, estima que el acceso a los cuidados y su calidad son «buenos» con una mortalidad de alrededor de un 1% en la mayor parte de las estructuras de acogida.

Estima también que la reciente puesta en marcha de un sistema que permite recoger informaciones sobre el cólera en cada comunidad, con un retraso de dos o tres días, debería permitir orientar mejor el tratamiento de la enfermedad.