El Hotel Villa Padierna. - EFE

Michelle Obama visitará a los Reyes durante su estancia en España

La primera dama estadounidense, que estará acompañada de su hija Sasha, realizará una visita oficial a los Reyes

ABC/ALMUDENA MARTÍNEZ-FORNÉS
MADRID Actualizado:

Michelle Obama tiene previsto realizar una visita a los Reyes durante los días que pasará de vacaciones en Marbella acompañada por su hija Sasha y sin su marido, el presidente Barack Obama.

Después de unos días disfrutando del lujoso Hotel Villa Padierna donde se hospedarán en Marbella, la primera dama estadounidense se desplazará desde Marbella a Palma de Mallorca, donde la recibirán Don Juan Carlos y Doña Sofía en su residencia de verano, el Palacio de Marivent. Aunque aún no están cerrados los detalles de la visita, lo más probable es que se celebre el domingo 8 de agosto, último día de su estancia en España, y que no la acompañe su hija, Sasha, de nueve años, quien se quedaría en Marbella.

Tampoco está cerrado el programa de ese día, pues todo dependerá de las horas que Michelle Obama permanezca en la isla. Una de las posibilidades es que los Reyes ofrezcan un almuerzo en Marivent a la esposa del presidente estadounidense y otra, que la inviten a conocer los encantos de Mallorca con un paseo en el yate «Fortuna». Una de las funciones de este barco es poder atender a bordo a los mandatarios que visitan a la Familia Real, una imagen que ayuda a promocionar uno de los principales destinos turísticos de España.

El mejor «resort» de España

Pero antes de responder a la invitación de los Reyes asistiendo al Palacio de Marivent en Mallorca, Michelle Obama y su hija descansarán durante la primera semana de agosto en el Hotel Villa Padierna, situado en la exclusiva urbanización Flamingos Golf, en Benahavís (entre las localidades malagueñas de Marbella y Estepona). Del 4 al 8 de agosto, han reservado todo el recinto.

El lugar está considerado como uno de los treinta mejores del mundo, según Expedia, y se encuentra nominado en la lista de oro 2010 de la revista Condé Nast Traveller como el mejor «resort» en España.

Su edificación se asemeja a un palacete de la región de Toscana. Desde el diseño de sus habitaciones, suites y villas, más de un centenar, hasta sus restaurantes, reflejan el estilo transalpino. Columnas de mármol, fuentes, cuadros, chimeneas y amplias terrazas ofrecen maravillosas vistas al campo de golf y al mar Mediterráneo, y a lo lejos se divisa Gibraltar y la costa de África.

El spa ocupa dos mil metros cuadrados; cuenta con 12 salas de tratamientos, 6 baños turcos y dos saunas. Las 124 habitaciones, suites y villas (con más de 270 metros cuadrados) ofrecen elegancia y comodidad. Disponen de vistas al campo de golf y a las montañas.

La Suite Presidencial dispone de sala de estar, una oficina así como una gran terraza orientada al sur de 30 metros cuadrados. Entre las propuestas del hotel figuran desde un «Alojamiento y desayuno» (a partir de 279 euros por noche) al paquete «Puro lujo» (3.600 euros por persona/noche).