Cancelados 250 vuelos en España

La huelga francesa obliga a suspender rutas aéreas y provoca numerosos retrasos

L.M. ONTOSO
MADRID Actualizado:

Los efectos de la huelga contra la reforma del sistema de pensiones francés también alcanzó a los viajeros españoles. Sólo en el día de ayer, el paro obligó a cancelar 250 vuelos y suspender numerosos desplazamientos internacionales en la red internacional de tren.

Después de una primera mitad del año marcada por el caos en el espacio aéreo que originó la erupción del volcán Eiyafjallajökull en Islandia, las demoras y las cancelaciones volvieron a ser la tónica general en los aeropuertos del Viejo Continente. En concreto, un total de 94 operaciones de salida y 90 de llegada entre España y diversos países europeos fueron suspendidas, de los 2.261 vuelos previstos durante toda la jornada. De ellas, 66 pertenecían a enlaces con el país vecino (34 de salida y 32 de llegada).

En la zona de facturación del aeropuerto de Barajas proliferaban las largas colas frente a los mostradores de atención al cliente. A las cancelaciones de vuelos se sumaban los retrasos de hasta dos horas y el anuncio de recolocaciones en otros vuelos. Aena hizo hincapié en que la mayoría de las incidencias se debían a las restricciones al tráfico aéreo francés, motivo que ninguno de los viajeros ponía en duda. Pero la paciencia se agotaba a medida que pasaban las horas y se agolpaba más gente frente al puesto de información. «Entiendo que Barajas no tenga ninguna responsabilidad sobre lo sucedido, pero debería haber más personal de atención —explicaba Valerie, una viajera francesa que hacia acopio de paciencia en la T-4 tras más de dos horas de espera—. Tenían que haber previsto que esto podía suceder».

Las anulaciones de vuelos se dejaron notar en todo el país. Durante la jornada de ayer, Ryanair canceló 71 vuelos, de ellos algunos enlaces entre aeropuertos españoles (Alicante, Madrid, Barcelona, Girona, Almeria, Murcia, Ibiza y Lanzarote). Por su parte, otra de las grandes «low cost» que operan en España, Vueling, anuló 26 vuelos.

Las compañías de bajo coste no fueron las únicas afectadas. Iberia suprimió un vuelo de ida y vuelta con París y canceló algunos trayectos que ofrece a través de su franquicia Iberia Regional/Air Nostrum (entre Madrid y las ciudades de Burdeos, Marsella, Nantes, Niza y Toulouse).

«No tengo palabras. Llevo una eternidad eseperando a que me den un nuevo billete para un vuelo que, probablemente, saldrá con retraso», declaraba Federico. Dejando de lado el optimismo, este madrileño trataba de conseguir un billete para llegar a París antes de media noche. «Si no, perderé la reserva del hotel. Las compañías deberían hacerse cargo».

Demoras en la red de tren

La huelga, asimismo, paralizó algunos trayectos de la red ferroviaria, como el Barcelona-París y Madrid-París y el Talgo Lorca-Montpellier, que se vio obligado a finalizar en Portbou (Gerona) para realizar el resto del recorrido por carretera. Una situación similar se produjo en el recorrido Montpellier-Cartagena, que también efectuará parte del desplazamiento por autobús. Estas cancelaciones se suman a los registradas el lunes (Milán-Barcelona y Zurich-Barcelona).

El paro, sin embargo, pareció respetar a los transportistas por carretera. La Confederación Española de Transporte de Mercancías no tuvo noticias de percances en la frontera francesa.