Calma e incertidumbre en Haití tras las denuncias de fraude

Trece de los dieciocho aspirantes reclamaron la anulación de las elecciones

manuel m. cascante
puerto príncipe Actualizado:

Haití amaneció en paz este lunes, después de que trece de los dieciocho aspirantes a la presidencia denunciaran un “fraude masivo” y reclamaran la anulación de los comicios celebrados el domingo. El Consejo Electoral Provisional consideró un éxito los comicios y se comprometió a presentar un informe sobre las irregularidades detectadas durante la jornada. No hubo incidentes en Puerto Príncipe, donde decenas de miles de personas se habían manifestado la víspera de manera pacífica.

El rapero y frustrado aspirante presidencial Wyclef Jean, que encabezaba la marcha en la capital, pidió a la comunidad internacional una investigación independiente y que “cada voto sea contado”. De lo contrario, se podría desatar “en 24 horas un baño de sangre nunca visto”. El también cantante Michel Martelly, candidato por Respuesta Campesina y que se puso al frente de la manifestación del domingo, aseguró que respetará la decisión de las autoridades electorales, aunque insiste en que éstas deben respetar la decisión del pueblo.

Según fuentes diplomáticas, los primeros datos salidos de las urnas señalan que Martelly se disputaría con el candidato oficialista, Jude Celestin, un puesto en la segunda vuelta electoral, a celebrar el 16 de enero próximo. El otro lugar lo ocuparía Mirlande Manigat, que habría obtenido una notable ventaja en estos recuentos extraoficiales.

Mientras, la ONU, a través de su secretario general, Ban Ki-moon, ha llamado a la calma en el país y ha manifestado su inquietud por los incidentes surgidos durante las elecciones presidenciales y legislativas. En un comunicado divulgado por la oficina de su portavoz, Ban destaca la necesidad de llegar a una solución a la crisis e insta a todos los actores políticos a preservar la tranquilidad, pues cualquier deterioro de la seguridad tendría un impacto negativo en los esfuerzos por contener la epidemia de cólera en la nación caribeña, que ya se ha cobrado 1.721 vidas.