Barack Hussein Obama vuelve a casa: Indonesia

El presidente de EE.UU. regresa al país musulmán donde pasó su infancia y estudió en un colegio católico

PABLO M. DÍEZ
ENVIADO ESPECIAL A SEÚL Actualizado:

Tras su paso por la India, el presidente de EE.UU., Barack Obama, volvió ayer a casa. Pero no regresó a su Hawai natal, ni siquiera al bronco South Side de Chicago donde forjó su carisma político. El inquilino de la Casa Blanca retornó a Indonesia, donde pasó cuatro años de su infancia y podrá lucir con orgullo su segundo nombre: Hussein.

Y es que este archipiélago de 17.000 islas es el país musulmán más populoso del mundo, ya que 200 de sus 240 millones de habitantes siguen el islam. Una religión que, según cree erróneamente uno de cada cinco estadounidenses, también profesa en secreto Obama, a quien falsos rumores y descabelladas teorías de la conspiración acusaron de haber estudiado en una «madrasa» (escuela coránica) radical de Indonesia para minar su popularidad en las elecciones de hace dos años.

Más bien al contrario, el presidente de EE.UU. estudió en el colegio católico de san Francisco de Asís de Yakarta. Durante los tres años que pasó allí y el que cursó en la escuela pública de la calle Besuki, en Menteng, sus compañeros lo conocían como «Barry», un muchacho espigado que sacaba las mejores notas de la clase y quería ser amigos de todos.

Según «The Guardian», en la ficha de Obama en el colegio católico aparece que la religión de Obama es el islam, pero el propio director aclaró al diario británico que se rellenó dando por buenas las creencias del que entonces era su padrastro, el musulmán Lolo Suetoro. Curiosamente, su padre natural también seguía las enseñanzas del Corán, pero no a rajatabla porque, tal y como reveló en un libro uno de sus hijos y medio hermano del presidente, Mark Okoth Obama Ndesandjo, le gustaba empinar el codo y pegarle después a las mujeres.

Al margen de esta accidentada infancia que le llevó por varios países, en Indonesia se sigue recordando con cariño a Obama. Junto a la escuela de Besuki incluso se ha levantado una estatua que lo retrata sosteniendo una mariposa. En el pedestal, una leyenda reza «el futuro pertenece a aquellos que creen en el poder de sus sueños».

Hoy, discurso en la mezquita Después de que tuviera que suspender dos visitas anunciadas este año y casi se cancelara el viaje por las cenizas del volcán Merapi, Indonesia se ha volcado con Obama, donde le espera una apretada agenda. Tras cenar anoche con el presidente Susilo Bambang Yudhoyono, hoy pronuncia un discurso en la mezquita Istiqlal, la mayor del Sureste Asiático. Tras proponer al mundo musulmán un «nuevo comienzo» en El Cairo el año pasado, dicha alocución es otra oportunidad para tender lazos con el islam, seriamente deteriorados por las atrocidades de las guerras de Irak y Afganistán y el auge del terrorismo yihadista en países como Indonesia, víctima de brutales atentados como el que se cobró 200 muertos en Bali en 2002.