Se vende niña china por 6.000 euros
Un recién nacido en el hospital de Hefei, en la provincia de Anhui - AFP

Se vende niña china por 6.000 euros

La Policía desarticula dos redes de tráfico de menores integradas por más de 600 personas y libera a 178 niños

PABLO M. DÍEZ
CORRESPONSAL EN PEKÍN Actualizado:

Un viejo proverbio chino sostiene que “un hombre puede tener todo lo que quiera en la vida, mientras que una mujer deberá conformarse con lo que le den”. Con semejante planteamiento, y un restrictivo control de la natalidad impuesto desde hace tres décadas, no es de extrañar que las familias más pobres del superpoblado gigante asiático prefieran tener un varón como descendencia, sobre todo en el mundo rural. Frente a las muchachas, que pasan a formar parte de la familia del marido cuando se casan, los hijos son vistos como una inversión para el futuro porque podrán trabajar y cuidar a los padres cuando sean mayores.

Amparadas por esta atrasada mentalidad, en China han surgido siniestras redes mafiosas que se dedican a secuestrar o comprar las hijas no deseadas por las familias campesinas para después vendérselas a parejas urbanas de clase media que no pueden tener bebés, y que llegan a pagar por cada criatura hasta 6.000 euros.

En lo que el Ministerio de Seguridad Pública ha calificado como “uno de los mayores éxitos en la lucha contra el tráfico de seres humanos”, la Policía china ha detenido a 608 personas y liberado a 178 menores al desarticular dos redes que operaban en diez provincias.

Según informan los medios chinos, en esta operación han participado 5.000 policías que venían investigando ambos casos desde hace seis meses. Las pesquisas arrancaron en marzo, cuando la Policía empezó a sospechar de la existencia de esta trama tras un accidente de tráfico en la provincia sureña de Sichuan. Durante los últimos años, numerosas redes han sido descubiertas trasladando en autocares de línea a los bebés, que incluso son narcotizados para evitar que lloren durante el trayecto y son escondidos y atados de pies y manos en bolsas de viaje. A pesar de que los miembros de las redes se preocupan de abrir las mochilas para que los críos puedan respirar, algunos de ellos incluso mueren en el camino.

La segunda trama, descubierta en agosto en la provincia costera de Fujian, estaba dirigida por una mujer llamada Chen Xiumei. A tenor del Ministerio de Seguridad Pública, hasta 26 bandas mafiosas trabajaban para ambas redes, que suelen sobornar a médicos, enfermeras y funcionarios corruptos para que, por unos 1.000 euros, se presten a inscribir a los falsos hijos en el registro a fin de legalizar su situación.

Funcionarios corruptos

Desde abril de 2009, cuando la Policía lanzó una campaña contra el tráfico de seres humanos, han sido desarticuladas más de 7.000 tramas y liberados 18.518 niños y 34.813 mujeres, que son vendidas a hombres con problemas para casarse.

China se ha convertido en un rentable mercado para este tipo de mafias debido a la “política del hijo único” y la diferencia de género que ha provocado la preferencia por el varón. Según el último censo, ya nacen 118 niños para cada 100 niñas, lo que supone un explosivo riesgo social porque 24 millones de hombres no podrán encontrar esposa en 2020.

En otra operación que se desarrolló en 14 provincias del país en julio, la Policía detuvo a 369 personas y liberó a 89 niños con edades comprendidas entre los diez días y los cuatro años. En 2007, un gran escándalo sacudió a China al descubrirse que cientos de niños y discapacitados físicos habían sido secuestrados y obligados a trabajar como esclavos en hornos de ladrillos repartidos por todo el país.