Stieg Larsson ya lo avisó en 1995
Imagen del atentado de Oklahoma del 19 de abril de 1995 - ap

Stieg Larsson ya lo avisó en 1995

«El atentado de Oklahoma es posible en Suecia. Hay odio, violencia, fanatismo», escribió el autor de Millenium

MADRID Actualizado:

La obra de Stieg Larsson, el periodista que dormía y comía mal, inquieto, siempre con una sombra detrás, escribió cientos de artículos sobra los grupos nazis en Escandinavia, que le amenazaron y persiguieron, que le impulsaron a no contraer matrimonio con su compañera, Eva Gabrielsson, para no dejar pistas en los registros. En uno de aquellos textos, de 1995, escribió: «...Al final, una masacre como la de Oklahoma ocurrirá también en Suecia. Disponemos de todos los ingredientes: odio, fanatismo, glorificación de la violencia y mentalidad sectaria». El artículo, publicado en el número 1 de la revista «Expo», se titulaba «En Estocolmo también pueden producirse atentados terroristas».

No ha sido en Estocolmo, sino en Oslo, pero las tramas nazis que Larsson describía en aquellos textos publicados en un revista pequeña, llena de deudas, con incontables horas de investigación, describían una sociedad llena de problemas, cuyo lado oscuro conocimos en el sur tras el éxito de la novela negra nórdica. Larsson no fue el primero, pero sí el que logró un mayor éxito con su trilogía «Millenium».

La calle y la furia, el miedo en estado puro, aletearon sobre toda su carrera. «Durante años me preparé para recibir la noticia de que lo habían asesinado de diversas maneras», dijo Eva Gabrielsson muchas veces.

A los veinte años ya fue corresponsal de una revista antirracista inglesa, y, en los años 80, participó en la fundación del movimiento «Stop the Racism». Pero un hecho lo cambió todo. Lo relataba así el propio Larsson: «Empezamos se refiere a la revista “Expo” en 1995, cuando siete personas fueron asesinadas por los nazis. Desde el principio, los que participábamos en la revista éramos jóvenes quemados por la presión de trabajar en exceso durante un año y medio o dos. Yo trabajaba por las noches para intentar que todo siguiera funcionando. En algunas ocasiones he recibido amenazas. Pero eso le ocurre a cualquiera que se dedique a escribir ese tipo de cosas...».

Blancos de odio

Los artículos publicados en Expo se reunieron en un libro, «La voz y la furia» (Destino). En la presentación le preguntaron a Daniel Poohl, el actual director de «Expo», cómo era posible que en el país del bienestar y la tolerancia hubiera un odio tan arraigado. Contestó: «Esa es la pregunta del millón, pero en Suecia se ve claramente que hay una política de odio, con el musulmán como enemigo». Larsson también escribió sobre ello, en 2004, poco antes de morir. Tecleó: «Los musulmanes han sustituido a los judíos como el principal blanco del odio».

En «El regreso del antisemitismo», un artículo de 1998, explicaba que «entre las personas que más han hecho porque el revisionismo nazi arraigue en Escandinavia se encuentran Ditlieb Felderer y Ahmed Rami en Suecia y Alfred Olsen en Noruega». En 1999 escribió sobre un atentado neonazi en Londres. «Las autoridades tienden a despreocuparse de los terroristas de la extrema derecha por considerarlos locos solitarios, pero los nazis se están dedicando al terrorismo organizado. El nazismo siempre se ha servido del terrorismo como método de lucha».

El trabajo de Larsson le convirtió en un experto en movimientos de extrema derecha, reclamado en foros y por policías internacionales. Sus textos prueban que imaginó un día como el viernes. El periodista Larsson, hoy, hubiera tenido mucho que contar.