Seis de cada 10 millones prometidos no han llegado
Campamento de refugiados frente al todavía derruido palacio presidencial - efe
TERREMOTO EN HAITÍ DE 2010

Seis de cada 10 millones prometidos no han llegado

La ayuda internacional prometida (4.600 millones de dólares) no llega: sólo se ha desembolsado el 43 por ciento

MANUEL M. CASCANTE
CORRESPONSAL EN MÉXICO Actualizado:

Eran las lorquianas cinco de la tarde. Los sones de bordón los provocaba la tierra al temblar —7,3 grados Richter—, la mayor sacudida en el Caribe desde hacía dos siglos. Un terremoto que se cebaba con Haití, el país más pobre de América, donde, por no haber, no hay ni árboles que den sombra. Y arrasaba su capital, un Puerto Príncipe —verdadero oxímoron— de chabolas armadas con más arena que piedra: casuchas que se derrumbaban sobre sus habitantes matando, oficialmente, a 220.000 personas, que hoy yacen bajo espuertas de cal no prevenida. Millón y medio de personas se quedaron sin hogar.

Arrasado el Palacio Nacional como símbolo del colapso institucional, el seísmo dejaba un olor a muerte que se impregnó en las ropas durante semanas; en la memoria, imborrable. A dos años de aquel fatídico 12 de enero, y con una epidemia de cólera de por medio (se estima que el 5 por ciento de la población ha padecido la enfermedad), medio millón de personas viven aún en alguno de los 758 campamentos provisionales, según el último informe de Intermón-Oxfam. Muchas de ellas, paradójicamente, disfrutan hoy de mejores condiciones de vida (agua corriente, letrinas, servicios médicos) que antes de la catástrofe.

La ayuda internacional prometida (4.600 millones de dólares) no llega: sólo se ha desembolsado el 43 por ciento. Por desidia de los países donantes. Por incapacidad de los políticos de una tierra «construida» a golpe de golpes de Estado y de dictadorzuelos escapados de un frenopático.

Tras unas convulsas elecciones, el presidente haitiano, Michel Martelly, apenas pudo nombrar primer ministro en octubre pasado por el bloqueo de un Parlamento en manos opositoras. Convertido Haití en una «república de las ONG», sin Administración era imposible poner en marcha un plan serio de reconstrucción.

Oxfam constata avances, como la retirada de 5 millones de metros cúbicos de escombros (la mitad de los resultantes tras el terremoto) o la rehabilitación de 430 kilómetros de carreteras. Pero queda mucho camino por recorrer.