EXPORTACIONES EN VILO

La revolución controla las terminales petrolíferas

Actualizado:

Las principales terminales petrolíferas de Ras Lanuf y Marsa El Brega situadas al este de Trípoli están en manos de rebeldes, según han informado residentes en la ciudad de Bengasi que están en contacto con personas que habitan en esas zonas.

Soliman Karim, un habitante que ayuda en la administración de la ciudad de Bengasi, ha indicado que las exportaciones, una fuente vital de beneficios para este país miembro de la OPEP, están continuando.

Sin embargo, otro residente ha sugerido que la circulación de petróleo podría haber quedado afectada, extremo que no ha podido ser confirmado por las empresas que operan las terminales. Los yacimientos petrolíferos de Libia se encuentran separados a miles de kilómetros de distancia del desierto, pero la mayor parte de la producción de 1,6 millones de barriles de crudo se concentra en los puertos de Ras Lanuf y Marsa el Brega.

En Marsa el Brega, que acoge una terminal y una refinería, no hay información fiable sobre la situación de seguridad, pero la empresa productora de fertilizantes noruega Yara ha decidido cerrar su planta petroquímica por precaución. El pasado lunes, el diario «Quryna» informó de que los manifestantes irrumpieron en Ras Lanuf, que alberga una terminal petrolífera y una planta petroquímica, y los trabajadores de estas empresas intentaron proteger sus instalaciones.

Zauiya, que está situada al este de Sabrata y que acoge una refinería de petróleo, ha vivido fuertes ataques contra los manifestantes y no está claro todavía quienes controlan la ciudad, según ha relatado un ingeniero eléctrico tunecino. Por el momento, no ha habido información sobre la situación actual de la ciudad de Ghadames, próxima a la frontera con Argelia y sede de uno de los mayores yacimientos petrolíferos.