El F-18, en el momento de despegar de Torrejón - EFE

La operación aérea más importante después de la misión en los Balcanes

España aporta seis aviones, cuatro de ellos F-18, una fragata y un submarino

PALOMA CERVILLA
MADRID Actualizado:

España ha puesto a disposición de la coalición internacional de países, que tiene que hacer cumplir la resolución de la ONU sobre la imposición de una zona de exclusión aérea sobre Libia, un importante dispositivo militar. Unos medios aéreos y navales desvelados ayer por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tras la reunión en Francia con los países aliados, que se pueden considerar, después de la presencia de España en los Balcanes, la segunda operación aérea más importante en la que ha participado en los últimos años.

Las Fuerzas Armadas españolas aportarán a la coalición internacional cuatro aviones F-18, un avión cisterna Boeing 707, un avión de vigilancia marítima CN-235, una fragata F-100 y un submarino S-74. Este dispositivo se ha puesto en marcha rápidamente ya que, en el caso de los cuatro cazabombarderos F-18, ayer mismo se desplazaron a una base italiana para incorporarse rápidamente a la misión. Hoy mismo podrían comenzar a actuar contra Libia, según reconoció Zapatero.

Misión de ataque

ABC adelantó en su edición de ayer la posibilidad de enviar un avión cisterna, como así se ha confirmado, así como alguna fragata F-100, aviones F-18 y un submarino, aunque este extremo ya fue anunciado por la ministra de Defensa, Carme Chacón, en la reunión de ministros de Defensa de la OTAN celebrada en Bruselas. Entonces, ya aseguró que el submarino «Mistral» participaría junto a la OTAN en labores de vigilancia a Libia. Ahora enviará el «Tramontana»

Las fuentes militares consultadas por ABC han destacado la importancia de los medios que España ha decidido enviar a esta operación, subrayando que, en el caso aéreo, es muy similar a a la que se diseñó para los Balcanes. Los cuatro aviones F-18 del Ejército del Aire pueden realizar misiones tanto de defensa aérea como ataques de posiciones de suelo, por su diseño «multirrol». Los cuatro aparatos garantizan una «formación táctica buena», aunque en el caso de los Balcanes, España tuvo dos aparatos más, seis en total, de los que dos se encontraban de reserva.

El avión cisterna es una aeronave que se utilizan en este tipo de operaciones aeronavales para garantizar que los aviones que sobrevuelan la zona de exclusión aérea puedan permanecer más tiempo en el aire. Con estos repostajes, los F-18 pueden volar durante diez horas, realizando incluso dos repostajes. El papel de estos aviones es «fundamental para atacar objetivos a larga distancia», subrayan fuentes militares, ya que aumenta su capacidad de penetración en la zona de operaciones.

El tercer medio aéreo que enviará España será un avión de vigilancia marítima CN-235, similares a los que también tiene desplazados al Océano Índico dentro de la operación «Atalanta» de lucha contra la piratería. Estos aviones permitirán a la coalición internacional garantizar el embargo de armas que se ha decretado contra Libia. Su tiempo de permanencia en vuelo se puede prolongar durante 8 y 9 horas a una distancia de unos 300 kilómetros de su base. Ello lo hace especialmente idóneo para la vigilancia de una gran superficie.

La aportación naval de España es más reducida que la aérea y se concreta en la fragata de la clase F-100 «Méndez Núñez» y el submarino S-74 «Tramontana». Estos buques «son unos de los más modernos de la Armada», según indican las fuentes militares consultadas, y están «muy bien equipados para la vigilancia y defensa aérea, que puede ser vital en la operación contra Libia».

Finalmente, el segundo medio naval es un submarino, que viene a complementar al dispositivo naval y que hace labores de vigilancia, inteligencia y control. No es la primera vez que los submarinos españoles se desplazan hasta la costa de Libia para hacer labores de vigilancia, ya que es habitual que naveguen por la zona.

A este dispositivo de medios aéreos y navales que España aporta a esta fuerza internacional hay que sumar la decisión del Gobierno de Rodríguez Zapatero de ceder el uso de las bases de Rota (Cádiz) y Morón (Sevilla), de utilización conjunta con Estados Unidos, como base logística de las operaciones militares que se puedan desarrollar. En estas dos bases ya han comenzado a detectarse movimientos de aviones. Precisamente, en la base gaditana se han producido la madrugada del sábado aterrizajes y despegues de aviones Galaxy, que se dedican al traslado de tropas.