EN LAS REDES SOCIALES

Un internauta adelanta la noticia sin saberlo desde Abbottabad

ABC
WASHINGTON/MADRID Actualizado:

Las redes sociales adelantaron y multiplicaron por todo el mundo el anuncio de la muerte de Osama bin Laden. Twitter fue el primero en desvelar, de forma inadvertida y en tiempo real, una de las operaciones militares más secretas de los últimos tiempos.

Sohaib Athar, un asesor informático paquistaní que reside en Abbottabad, la localidad en la que se hallaba escondido el líder terrorista, se convirtió en el pregonero de la operación militar cuando empezó a mandar mensajes de twitter quejándose del ruido de los helicópteros que participaban en la operación. En su cuenta de twitter (@ReallyVirtual), Athar empezó: «Hay un helicóptero que se queda suspendido en el aire sobre Abbottabad a la 1 a.m. (11 p.m. hora peninsular española) - algo insólito». «¡Vete, helicóptero, antes de que saque mi matamoscas gigante!», añadió.

Sohaib Athar, que se identifica como «asesor en tecnología de información», continuó describiendo lo que pasaba, pero no fue hasta siete horas después del comienzo de la operación cuando supo lo que realmente había presenciado. «¡Uh, oh! —se lamentó— ahora me he convertido en el tipo que blogueó en directo el ataque contra Osama, sin saberlo».

La tormenta en las redes sociales no había hecho más que empezar. En una ciudad como Washington, en la que los secretos sólo lo son en apariencia, el problema siempre ha sido cómo diseminar toda esa información reservada que circula, literalmente, por miles de manos. Y las redes sociales e internet parecen ser la respuesta.

«Déjenme dormir»

Casi dos horas antes de que el presidente Barack Obama declarase en TV que el hombre más buscado del planeta estaba muerto, Keith Urbahn, un antiguo oficial de Inteligencia y actual jefe de gabinete de Donald Rumsfeld, el ex secretario de Defensa de George W. Bush, mandó un «tuiteo»: «Una persona de confianza me ha dicho que han matado a Osama bin Laden», informa Efe. El tsunami de mensajes y charlas en twitter, facebook y otras redes de internet continuó toda la jornada. Antes de descansar durante tres horas, Athar colgó este mensaje de twitter: «Bin Laden está muerto. Yo no lo maté. Por favor, déjenme dormir».