El Gobierno ofreció 346 millones a Haití con España en plena crisis
Fernández de la Vega visita a unos refugiados en Haití - abc

El Gobierno ofreció 346 millones a Haití con España en plena crisis

De la Vega, entonces vicepresidenta, nos convirtió en el tercer donante internacional

MADRID Actualizado:

El 31 de marzo de 2010, dos meses y medio después del pavoroso terremoto que asoló Haití y dejó un saldo de 230.000 muertos, se celebró en Nueva York la conferencia de donantes con el fin de recaudar fondos para el destrozado país centroamericano. María Teresa Fernández de la Vega, entonces vicepresidenta del gobierno de España, representó a nuestro país y comprometió nada menos que 346 millones de euros ( de los que ya ha entregado 295 millones) para la reconstrucción de redes de saneamiento, casas prefabricadas y escuelas, una cantidad que ya entonces se antojaba excesiva, puesto que la crisis azotaba con fuerza la economía española y la tasa de paro rondaba el 20 por ciento de la población activa.

España se convertía así en el tercer principal donante de la comunidad internacional, sólo por detrás de Estados Unidos y Canadá, dos países cuyo PIB per cápita es muy superior al nuestro. Incluso Francia, el país más vinculado sentimentalmente con Haití como antigua potencia colonizadora, cuyo PIB total supera con creces el español — 2,14 billones de dólares anuales frente a 1,3— comprometía mucho menos dinero que lo ofrecido por Fernández de la Vega: tan sólo 183 millones de euros y ha entregado 138. Brasil, la potencia regional por excelencia, ofreció 239 millones de euros a la causa haitiana.

No fueron pocos los que quisieron ver en este ofrecimiento una campaña de imagen. Desde luego no se trataba solamente de una cuestión de generosidad porque la sufrida sociedad española respondió, como tantas veces, con cuantiosas aportaciones desde el momento mismo en que se conoció la tragedia. Fuentes de Unicef España aseguran haber recibido desde entonces 13,4 millones de euros de más de cien mil españoles y de decenas de empresas e instituciones públicas y privadas. A esto hay que sumarle los 9,9 millones de euros que dio el Gobierno español a Unicef Haití, organización que ha agradecido muchas veces la generosidad del Gobierno y de la sociedad española.