Christella, nacida del día del seísmo, con su padre - luis de vega

Día de duelo y cumpleaños

Misas y actos en recuerdo de los cerca de 300.000 muertos en el día en el que Christella cumple un año

L. DE VEGA
L. DE VEGA
Actualizado:

Hoy, primer aniversario del terremoto de Haití, Christella cumple un año. Su madre la alumbró poco antes de que a las 16 horas y 53 minutos la tierra temblara sin piedad. Justine, de 20 años, sostenía a su hija recién nacida junto a la catedral de Puerto Príncipe a esa hora. El templo se derrumbó y la mujer murió. Christella, herida en el muslo derecho, se salvó y vive ahora con su padre, Fritz Robert Pierre-Saint, de 23 años, y su hermano Christopher, de 3, bajo un plástico junto a las ruinas de la catedral.

Es ahí donde a las 8.00 de la mañana de hoy miércoles (14.00 horas en Madrid), tendrá lugar el primero de los actos para conmemorar la catástrofe en la que perdieron la vida más de 200.000 personas. Una misa frente a los escombros con la que comienza un día de luto nacional. A la hora exacta del terremoto todo el país está llamado a guardar un minuto de silencio.

A unos setenta kilómetros de Puerto Príncipe se halla el epicentro del terremoto. En la ciudad de Leogán, la más próxima a ese punto, quedaron destruidos o dañados el ochenta por ciento de los edificios, según cifras oficiales, que son consideradas a la baja por algunos de los extranjeros que trabajan sobre el terreno.

El estadio de fútbol de la localidad sigue siendo un mar de casetas donde viven unos 2.000 vecinos que esperan ser trasladados a viviendas dignas, pero nadie sabe cuándo será. Mientras tanto, alguna tiene instalada ya hasta antena para ver la televisión. Bajo las gradas, un grupo de jóvenes custodia dos mesas con acceso a la red eléctrica donde decenas de cargadores alimentan los teléfonos móviles de los habitantes del campamento.

Lista definitiva

El Gobierno haitiano quiere aprovechar también el 12 de enero para abrir oficialmente la lista de los muertos y desaparecidos en la catástrofe, que estima en 300.000. Con ese objetivo ha emplazado a todas las familias de las víctimas mortales para que colaboren.

Para la Organización de las Naciones Unidas (ONU) será también una fecha especial, pues el terremoto se llevó la vida de 102 de sus miembros en la que supone la peor tragedia que ha sacudido a la organización en su historia. La Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah), tiene previsto llevar a cabo varios actos.

Cuatro españoles

En uno de esos actos desfilará la bandera de España junto a la del resto de países que tuvieron fallecidos entre sus ciudadanos. La subinspectora de la Policía Nacional Rosa Crespo formaba parte de este contingente. Hubo además otros tres muertos de nacionalidad española: la funcionaria de la Unión Europea (UE) Pilar Juárez y el matrimonio formado por María Jesús Plaza e Ives Baltrini.

Hoy, primer aniversario del terremoto de Haití, Christella cumple un año. Su madre la alumbró poco antes de que a las 16 horas y 53 minutos la tierra temblara sin piedad. Justine, de 20 años, sostenía a su hija recién nacida junto a la catedral de Puerto Príncipe a esa hora. El templo se derrumbó y la mujer murió. Christella, herida en el muslo derecho, se salvó y vive ahora con su padre, Fritz Robert Pierre-Saint, de 23 años, y su hermano Christopher, de 3, bajo un plástico junto a las ruinas de la catedral.

Es ahí donde a las 8.00 de la mañana de hoy miércoles (14.00 horas en Madrid), tendrá lugar el primero de los actos para conmemorar la catástrofe en la que perdieron la vida más de 200.000 personas. Una misa frente a los escombros con la que comienza un día de luto nacional. A la hora exacta del terremoto todo el país está llamado a guardar un minuto de silencio.

A unos setenta kilómetros de Puerto Príncipe se halla el epicentro del terremoto. En la ciudad de Leogán, la más próxima a ese punto, quedaron destruidos o dañados el ochenta por ciento de los edificios, según cifras oficiales, que son consideradas a la baja por algunos de los extranjeros que trabajan sobre el terreno.

El estadio de fútbol de la localidad sigue siendo un mar de casetas donde viven unos 2.000 vecinos que esperan ser trasladados a viviendas dignas, pero nadie sabe cuándo será. Mientras tanto, alguna tiene instalada ya hasta antena para ver la televisión. Bajo las gradas, un grupo de jóvenes custodia dos mesas con acceso a la red eléctrica donde decenas de cargadores alimentan los teléfonos móviles de los habitantes del campamento.

Lista definitiva

El Gobierno haitiano quiere aprovechar también el 12 de enero para abrir oficialmente la lista de los muertos y desaparecidos en la catástrofe, que estima en 300.000. Con ese objetivo ha emplazado a todas las familias de las víctimas mortales para que colaboren.

Para la Organización de las Naciones Unidas (ONU) será también una fecha especial, pues el terremoto se llevó la vida de 102 de sus miembros en la que supone la peor tragedia que ha sacudido a la organización en su historia. La Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah), tiene previsto llevar a cabo varios actos.

Cuatro españoles

En uno de esos actos desfilará la bandera de España junto a la del resto de países que tuvieron fallecidos entre sus ciudadanos. La subinspectora de la Policía Nacional Rosa Crespo formaba parte de este contingente. Hubo además otros tres muertos de nacionalidad española: la funcionaria de la Unión Europea (UE) Pilar Juárez y el matrimonio formado por María Jesús Plaza e Ives Baltrini.