EE.UU. ve «deplorable» la actitud de los marines orinando sobre cadáveres

Los talibanes aseguran, no obstante, que las conversaciones de paz seguirán el curso establecido

CORRESPONSAL EN WASHINGTON Actualizado:

El Departamento de Defensa de EE.UU. desplegó ayer un inusitado frente de declaraciones públicas en condena del vídeo difundido en internet que presenta a cuatro marines orinando sobre los cadáveres de tres talibanes en Afganistán. Dándole toda la credibilidad —su autenticidad fue confirmada más tarde por los Marines—, el secretario de Defensa, Leon Panetta, habló de «comportamiento totalmente deplorable» y anunció «el mayor castigo posible». Responsables de la Infantería de Marina respaldararon que no se trata de un montaje, y aseguraron que se ha identificado a dos de los soldados y el batallón al que están adscritos. Además, las autoridades militares afirmaron que los autores de los hechos pueden ser acusados de cargos criminales.

EE.UU. teme que esas imágenes degradantes de profanación provoquen una ola antiestadounidense en el mundo musulmán, como la ocurrida en el pasado a raíz de imágenes que documentaban otros abusos en Irak y Afganistán. La primera temida consecuencia, no obstante, no se produjo, y ayer mismo un portavoz de los talibanes dijo que se mantendrán las conversaciones de paz. «Esto es un proceso político y, por tanto, el vídeo no perjudicará nuestras conversaciones ni al intercambio de prisioneros», declaró Zubihulá Muyahid.

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, tampoco tiró en exceso de la cuerda, aunque fue contundente en sus afirmaciones. Declaró que el Gobierno afgano está «sumamente impresionado por el vídeo en el que aparecen unos soldados americanos profanando los cuerpos sin vida de tres afganos». «Este acto es inhumano», añadió. Tras ello, pidió a EE.UU. que «investigue urgentemente e imponga el castigo más severo a los culpables».

En las imágenes, colgadas en YouTube, cuatro hombres con el uniforme de camuflaje de los marines aparecen orinando sobre tres cadáveres con atuendos propios de Afganistán. Los supuestos marines bromean entre sí. «Ten un buen día, amigo», dice uno de ellos dirigiéndose al muerto que tiene entre sus piernas. Se escucha un «yeah» de aprobación, mientras otro concluye: «Dorada, esta ducha».

En el pie del vídeo se indica: «Grupo de tiradores de reconocimiento 4, en el 3r batallón, 2 marines, de Camp Lejeune, meando en talibanes muertos. Pensé que los marines debían hacer lo correcto cuando nadie les mira». La unidad referida, con base habitual en Carolina del Norte, estuvo destinada en Afganistán hasta el pasado mes de septiembre. La particularidad de las armas y de los cascos y otros elementos del uniforme pueden permitir la identificación de la unidad implicada.

«Esta conducta es totalmente inapropiada para los miembros del Ejército de EE.UU. Quienes hayan incurrido en un comportamiento semejante serán castigadas en la mayor medida posible», añadió Panetta.

La investigación abierta la están desarrollando la Infantería de Marina y el jefe de las fuerzas en Afganistán, John Allen. Más allá de medidas disciplinarias, no se descarta un proceso judicial y un consejo de guerra.

El Pentágono creía que con las retiradas en Irak y Afganistán ya se habían acabado abusos como los de Abu Ghraib, o las fotos de 2010 en las que aparecían soldados que posaban con sus armas apuntando a cadáveres de civiles afganos muertos.