MARRUECOS

Decenas de heridos en un motín de islamistas en una cárcel de Salé

SERVICIO ESPECIAL EN RABAT Actualizado:

Unos 300 presos islamistas protagonizaron ayer un motín en la prisión de Salé, la ciudad gemela de Rabat, después de que las fuerzas de seguridad intentaran trasladarlos a diferentes prisiones marroquíes. Los reclusos se rebelaron contra los agentes, que intentaron reprimirlos con porras y gases lacrimógenos, y consiguieron encaramarse al terrado de uno de los módulos de la prisión. Unos 40 reos habrían sido heridos, muchos de ellos presos comunes que se solidarizaron con los islamistas.

La batalla comenzó en torno al mediodía, cuando cientos de agentes antidisturbios se desplazaron a la prisión, según el testimonio de los presos, para trasladarlos a otras cárceles. Los islamistas se niegan a ser dispersados porque consideran que permaneciendo juntos pueden defender mejor sus derechos. «Lo despertaron y sin darle ningún tipo de explicaciones lo rodearon y empezaron a pegarle», aseguraba ayer, desconsolada, Jessica Zanchi, esposa de uno de los presos, Yunes Zarli, a las puertas de la prisión. Una veintena de mujeres, esposas, madres e hijas de islamistas se manifestó ayer ante la cárcel, donde se vivieron escenas de angustia, para reclamar un trato humanitario.

Durante toda la tarde, los agentes intentaron sin éxito someter a los presos, utilizando para ello gases lacrimógenos cuyos efectos podían sentirse por la multitud que se agolpó a las puertas de la prisión.