Más que una célula, una red
El detenido, Holger G., con una novela de Stephen King - AFP

Más que una célula, una red

La sangrienta trama de los neonazis pone al descubierto negligencias del servicio secreto de Alemania

RAMIRO VILLAPADIERNA
Actualizado:

Los neonazis alemanes, autores presuntos de una decena de crímenes racistas, podrían ser más que un grupúsculo y la investigación especula incluso con «una red». Un cuarto posible implicado, junto al trío inicial, ha sido detenido en la última una semana y se sigue la pista de otros doce sospechosos, mientras se pide una mayor centralización de las labores federadas de inteligencia.

En un video incautado, la célula se había atribuido al menos diez asesinatos entre 2000 y 2007. El ministro federal del Interior ha revelado tras reunirse con la comisión parlamentaria de Interior que el «trío de Zwickau» no actuaba aislado. Hans Peter Friedrich no ha dado detalles pero ha sugerido una red de cómplices que los respaldó logísticamente. Sobre el autoproclamado Movimiento Clandestino Nacionalsocialista (NSU) «cada día hay nuevas pistas e informaciones» y habría «numerosas cuestiones abiertas».

El fiscal general, Harald Range, ha confirmado dos nuevos sospechosos y el director de la policía federal espera que sigan apareciendo más: «Podría tratarse de una verdadera red». La canciller Merkel ha prometido «no descansar hasta que se resuelvan estos horrendos crímenes». En nombre de sus ciudadanos se dice «avergonzada y conmovida» y con «el deber de no permitir que la xenofobia tengan espacio en nuestro país».

El NSU logró mantenerse 13 años en la clandestinidad, pese a sus numerosos asesinatos, atentados y asaltos, por lo que también el servicio de información interior concita un crítico interés. El Departamento de Protección de la Constitución (BfV), dependiente del Ministerio del Interior, resulta sospechoso cuando menos de ocultación y negligencia.

El jefe del servicio de inteligencia en Sajonia, Reinhard Boos, ha reconocido que el BfV había «observado» al trío de Zwickau, pero su oficina «nunca habría colaborado ni directa ni indirectamente» con el grupo. El presidente de la comisión parlamentaria sajona aseguraba que el servicio local nunca tuvo pistas en la ciudad. «Más de 300 expertos en investigación criminal están reconstruyendo lo sucedido en 13 años, día a día», ha asegurado el presidente de la comisión de Interior del Bundestag.

El gobierno estudia indemnizaciones de unos 10.000 euros para las familias de los asesinados, aunque es consciente de que una indemnización «obviamente, no reparará el daño sufrido», ha dicho el portavoz de Justicia. «De momento estamos intentando contactar directamente con los familiares desde el Ministerio de Justicia». Las prestaciones a las víctimas de la violencia de ultraderecha vienen rondando esa suma. Merkel se ha solidarizado con los familiares y ha pedido el pleno esclarecimiento de los atentados, invocando una cooperación mejorada entre las autoridades, mientras el presidente del Bundestag propone un acto en memoria de las víctimas.