Celebración del mundo árabe, pese a los lamentos de Hamás

La Autoridad Palestina marca distancias al afirmar que se abre el camino a la paz

ENVIADO ESPECIAL A RABAT Actualizado:

Lejos de la algarabía desatada en Estados Unidos, la desaparición física de Osama bin Laden, que no su cruel legado y su sanguinaria doctrina, ha sido, en líneas generales, recibida en el mundo árabe con alivio. Algunos han optado por el silencio o la prudencia ante las posibles consecuencias que el anuncio de la noticia pueda traer en el futuro por parte de los más radicales. Éstos, como los pupilos del propio Bin Laden en Al Qaida, los talibanes o el líder de Hamás en Gaza, también han hablado.

Los Hermanos Musulmanes no abrazaron la figura de Bin Laden, pero insistieron en la confusión creada entre terroristas e islamistas por culpa de la cruzada antiterrorista liderada por Estados Unidos, país al que pidió que abandone Irak y Afganistán.

La Autoridad Palestina quiso marcar distancias con Hamás al reconocer que la operación norteamericana abría el camino de la paz. En Irak y Arabia Saudí, su país natal, también agradecieron el golpe asestado a la banda terrorista. El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, dijo que Bin Laden había pagado por «sus actos».

Desde Pakistán, el ex presidente Pervez Musharraf consideró un «paso muy positivo» la muerte del terrorista saudí, aunque advirtió de que sus seguidores tratarán de vengarse. El secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa, intentó en una confusa declaración lo imposible, dejar a todos contentos. Manifestó que esta organización que agrupa a veintidós países nunca ha defendido ni a la red Al Qaida ni el uso de la violencia.

La reacción que más rechinó, no tanto por inesperada como por el indudable peso de su formación, llegó desde los islamistas de Hamás en la franja de Gaza. Sin miedo al qué dirán, su líder, Ismail Haniyeh, se apresuró a defender al fundador de la red terrorista Al Qaida, al que calificó de «mártir». «Condenanos el asesinato de todo combatiente islámico y de todo individuo musulmán o árabe, y pedimos a Dios que le conceda su miseridordia», dijo ante los medios de comunicación.