De la cárcel a la presidencia

Actualizado:

El líder de la Revolución de Terciopelo, el escritor y dramaturgo que se enfrentó pacíficamente y sin amenzanas a la dictadura comunista, saluda al pueblo checoslovaco el 19 de diciembre de 1989 desde el balcón del Ayuntamiento de Praga, pocos días después de la caída del Muro de Berlín. En sus obras de teatro ridiculizó al régimen comunista, al que calificó de «Absurdistán», y dio fuerzas al pueblo para manifestarse pacíficamente. Fue el primer presidente democrático de Checoslovaquia y el hombre que firmó la desmembración pacífica de su país, que dio carta de naturaleza a Eslovaquia.