La autoridad islámica egipcia congela el diálogo con el Papa

El Vaticano se reafirma en su «línea de apertura y deseo de diálogo»

EL CAIRO Actualizado:

La máxima autoridad islámica de Egipto, la Academia de Investigaciones Islámicas Al Azhar, la más prestigiosa del mundo musulmán, decidió ayer congelar de forma indefinida el diálogo con el Vaticano, en protesta por las declaraciones del Papa Benedicto XVI tras el atentado contra una iglesia copta en Alejandría.

La medida fue tomada en una reunión urgente del Centro de Estudios Islámicos de Al Azhar, por «las repetidas declaraciones negativas» de Benedicto XVI sobre el islam y sobre la «supuesta discriminación» que sufren los fieles de otras confesiones en Oriente Medio. Al Azhar tiene un comité que se encarga de seguir el diálogo con el Vaticano y que se reúne dos veces al año para revisar la cooperación conjunta. El pasado 1 de enero, Benedicto XVI denunció la persecución que sufren los cristianos, tras el atentado perpetrado esa medianoche contra la iglesia «Los dos santos», en Alejandría, en el que murieron 23 personas. Asimismo, el Pontífice pidió a las autoridades egipcias que garanticen los derechos de esta comunidad y frenen la intolerancia religiosa. Al Azhar ya comentó el pasado día 11 que apreciaba que «el Papa llame a todos los gobiernos de Oriente Medio para que protejan a sus minorías cristianas», pero que rechazaba cualquier injerencia en los asuntos internos de Egipto.

El atentado de Nochevieja es el más grave perpetrado en Egipto contra los coptos, que representan un diez por ciento de la población y denuncian con frecuencia que son discriminados frente a la mayoría musulmana. El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, declaró ayer que el Vaticano está «recogiendo las informaciones necesarias» para una comprensión «adecuada de la situación». En cualquier caso, Lombardi añadió, «la línea de apertura y deseo de diálogo» del Pontificio Consejo «permanece inmutable».