Los rebeldes libios capturan a nueve británicos
Insurgentes en Bengasi - EFE

Los rebeldes libios capturan a nueve británicos

Libia puede estar convirtiéndose en terreno propicio para el espionaje, que puede estar detrás del arresto, hoy, de ocho soldados de fuerzas militares especiales británicas que acompañaban a un diplomático. El régimen de Gadafi detuvo hace una semana a tres pilotos holandeses

LONDRES/MADRID Actualizado:

Un grupo de rebeldes libios ha capturado a ocho soldados pertenecientes al Servicio Espacial Aéreo (SAS) británico y un diplomático al que escoltaban en una misión diplomática para contactar con líderes de la oposición en el este del país, según informa hoy el «The Sunday Times». El Ministerio del Exterior británico ha señalado en un comunicado que no pueden «ni confirmar ni desmentir» dicha información. Tanto el Ministerio de Defensa como el de Exteriores se negaron a comentar dicho informe.

Según informa Reuters, la operación del SAS ha molestado a las figuras de la oposición libia, que han ordenado el encierro de los soldados en una base militar. La oposición teme que el líder libio, Muamar Gadafi, pueda usar cualquier prueba de intervención militar por parte de Occidente para lanzar una campaña de apoyo patriótico y dividir el levantamiento contra su mandato. Las personas capturadas habrían sido trasladadas por los rebeldes hasta la ciudad de Benghazi (este), epicentro de la insurreción contra Gadafi, y llevadas ante uno de los políticos más importantes para ser interrogadas.

El diplomático al que escoltaban estaba supuestamente preparando el camino para una visita de un colega de mayor jerarquía con la finalidad de establecer relaciones diplomáticas con los rebeldes. La oposición libia estaría echando tierra sobre el incidente por temor a la respuesta de la población.

Fuerzas militares de Gadafi arrestaron el domingo pasado a tres pilotos holandeses de un helicóptero que tenían como objetivo rescatar a dos ciudadanos europeos. Los soldados fueron capturados por un grupo de hombres armados justo después de que bajasen a tierra en Sirte, a donde habían llegado a bordo de un helicóptero naval holandés destinado frente a las costas de Libia para participar en las tareas de evacuación. El régimen libio anunció ayer que acusará a los tres militares holandeses de espionaje.