Zelaya mantiene su consulta y planta cara a la oposición y al Ejército
Soldados patrullando junto al cuartel general en Tegucigalpa

Zelaya mantiene su consulta y planta cara a la oposición y al Ejército

MANUEL M. CASCANTE | CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO
Actualizado:

Ni el Ejército, ni el Congreso, ni los máximos órganos judiciales, ni la Constitución de 1982 ni el propio Partido Liberal que lo llevó al poder han conseguido que el presidente hondureño, Manuel Zelaya, desista este domingo de convocar una consulta calificada de ilegal. Zelaya pretende someter al escrutinio ciudadano la posibilidad de instalar una cuarta urna en las elecciones del próximo mes de noviembre, y dar vía libre a un referéndum para convocar después a cortes constituyentes.

La reforma de la Carta Magna tendría como objetivo abrir la puerta a la reelección, y la oposición teme que Zelaya pretenda perpetuarse en el poder como otros líderes de la región.

Tras destituir al jefe del Estado Mayor, Romeo Vásquez, por negarse a que los soldados distribuyeran el material electoral, Zelaya se presentó con un puñado de seguidores en una base aérea de la capital para recoger urnas y papeletas, confiscadas previamente por la Fiscalía. Los militares no opusieron resistencia y Zelaya se fue a la Casa Presidencial con su botín, que, según indicó, será repartido por la policía. Mientras, cientos de soldados tomaban los puntos estratégicos de Tegucigalpa para -teóricamente- evitar enfrentamientos civiles.

El general Romeo Vásquez, que debe ser restituido en su cargo por orden de la Corte Suprema de Justicia, declaró a Efe que la situación «es difícil, pero superable mediante el diálogo». El militar espera que la tensión vaya bajando y los políticos la controlen, y subrayó que el Ejército mantiene su obediencia al presidente y comandante general de las Fuerzas Armadas.

Al mismo tiempo, una comisión del Parlamento solicitaba una prórroga para investigar las acciones de Zelaya, lo que aleja de momento la posibilidad de que los diputados soliciten la inhabilitación del mandatario. La moción del Congreso señala que el presidente ha desafiado «los órganos jurisdiccionales al no acatar las resoluciones y fallos dictados, lo cual menoscaba el Estado de Derecho».

El secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, reconocía en entrevista con «El Universal» que Honduras corre el riesgo de sufrir un golpe militar y está dispuesto a encabezar una misión para promover el diálogo entre las instituciones. «Tengo la impresión de que todavía estamos en una situación más bien tensa y que yo espero se vaya aclarando con los días. La disposición a introducir reformas a la Constitución está claro que es compartida, y creo que los poderes públicos tienen que ponerse de acuerdo en la mejor forma de hacerlo».