Zapatero reivindica el diálogo directo entre Israel y Hamás para detener la crisis

Zapatero reivindica el diálogo directo entre Israel y Hamás para detener la crisis

G.SANZ/E. VILLAREJO | MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se pronunció ayer a favor de que Israel dialogue directamente con Hamás, aunque esta organización sea considerada terrorista por la Unión Europea.

Zapatero hizo esta propuesta durante una rueda de prensa en La Moncloa con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, de paso por Madrid a su vuelta de Nueva York, donde asistió a las negociaciones diplomáticas en la sede de la ONU. Una visita de un día -aterrizó a las cuatro de la madrugada de ayer- que le llevó también a reunirse con S.M. el Rey y con el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

El portavoz de la Embajada israelí en España, Edwin Yabo, se apresuró a replicar, en declaraciones a Europa Press, que el Estado judío sólo reconoce como interlocutor a Abbas, después de escuchar a Zapatero señalar que hay que desplegar «todos los esfuerzos posibles» ante las «organizaciones palestinas» para alcanzar un alto el fuego.

Yabo sí valoró positivamente el respaldo expreso de Zapatero a Abbas para que siga siendo interlocutor en el proceso, a pesar de que hoy concluye su mandato presidencial (fue elegido en 2005) y Hamás afirma que no va a seguir reconociendo su autoridad. Zapatero, que aprovechó para calificar de «respuesta desmedida, sin duda», la invasión israelí de Gaza, reconoció que todavía no ha tenido oportunidad de hablar telefónicamente con el presidente israelí, Ehud Olmert. Y anunció una contribución de cinco millones de euros más a la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos, lo que sitúa a España como segundo donante mundial.

En la rueda de prensa, el presidente de la ANP aprovechó para anunciar que hoy estará en El Cairo para tratar con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, su plan de paz. Abbas no quiso comentar el rechazo de Hamás a esa propuesta de alto el fuego.

Abu Mazen (nombre de guerra del ahora presidente de la ANP) rechazó en la rueda de prensa la idoneidad de celebrar un proceso electoral en los Territorios Palestinos con el actual contexto político: «Pedimos la democracia, defendemos la democracia y, por lo tanto, en cuanto haya una reconciliación palestina habrá elecciones legislativas y presidenciales, juntas, al mismo tiempo», aseguró. Aludía al conflicto que enfrenta a su facción política, Al Fatah, que controla el gobierno de Cisjordania, con Hamás, que gobierna «de facto» en una franja de Gaza ahora invadida por los blindados del Ejército israelí.

Abbas también se apresuró a rechazar los lanzamientos de misiles del sur del Líbano sobre Israel: «Todos lo condenan. Ninguna organización palestina lo ha reivindicado». La presencia del presidente palestino en suelo español obligó a las Fuerzas de Seguridad del Estado a duplicar los efectivos empleados en las ocasiones que un presidente o jefe de Estado visita el país. Asimismo, más de 40 medios de comunicación siguieron una «caravana diplomática» que comenzó en la suite de un céntrico hotel madrileño y acabó con una cena con el ministro Moratinos. Recordando viejos tiempos.