El terrorista Salman Abedi
El terrorista Salman Abedi - ABC

El «yihadista de Manchester» fue salvado por la Marina Británica

Tres años antes de su ataque suicida, Abedi había sido rescatado y evacuado en Libia

Corresponsal en LondresActualizado:

Salman Abedi, el terrorista suicida que se inmoló en el Manchester Arena durante un concierto de la cantante norteamericana Ariana Grande dejando 22 fallecidos y más de 200 heridos, fue rescatado, según desvela el diario inglés «Daily Mail», por la Marina Real británica en Libia. Sucedió tres años antes de ese 22 de mayo de 2017 cuando Abedi detonó el explosivo que llevaba con él. La Royal Navy lo evacuó en Trípoli junto a su hermano Hashem y a alrededor de otros cien ciudadanos británicos. El buque HMS Enterprise tenía órdenes, según los medios británicos, de realizar este proceso a medida que la seguridad se deterioraba durante la guerra civil libia

Tanto Abedi como su hermano se encontraban allí de vacaciones y se vieron atrapados en medio del conflicto bélico. Fue entonces cuando este barco de la Marina Real británica los recogió de una zona costera y les trasladó a la isla de Malta, desde donde cogerían un vuelo hasta el Reino Unido.

Desde el Gobierno explican a este periódico que a medida que empeoraba la situación en Libia, como resultado de las ofensivas militares a gran escala contra grupos islamistas, se agilizaron los trámites y se desplegaron militares de la Fuerza Fronteriza para evacuar a civiles británicos. Así justifican desde el Ejecutivo que Abedi retornara a suelo británico, algo que consideran «un acto de mayor traición aún después de que lo rescatáramos», afirma una fuente gubernamental al «Daily Mail».

No había evidencias

El terrorista de 19 años -en ese entonces-, británico y de padres libios, se había tomado un año sabático de sus estudios en el momento del rescate y había estado visitando Libia regularmente después de que sus padres decidieran regresar a su país de origen durante la revolución de 2011 que derrocó al exdictador Muammar Gaddafi.

Hasta un mes antes de su rescate, Abedi estaba siendo monitoreado por los servicios de inteligencia del Reino Unido. Fue señalado por primera vez como un riesgo para la seguridad del país en enero de 2014, siete meses antes de que fuera recogido en Libia.

Tras el ataque en Mánchester, se desveló que en aquel momento se cerró su caso porque hubo «un error en la identificación» y no había ninguna evidencia de su radicalización. En la investigación que se abrió posteriormente encontraron que el contacto «no era directo» y dejaron de rastrearle por segunda vez, y más tarde perdieron una oportunidad que pudo haber evitado el ataque de Mánchester al malinterpretar dos piezas de información «altamente relevantes».

En un comunicado oficial, el Ministerio de Defensa británico explicó que este rescate se produjo «basándose en la información de la que se disponía entonces». Tres años después de esta evacuación, Salman Abedi junto a su hermano Hashem regresaron a Libia en abril de 2017, un mes antes de que el primero regresase a Mánchester y cometiese el atentado.

Entonces, Hashem Abedi fue encarcelado en Libia por un grupo de milicianos. Sin embargo, el Gobierno británico ha solicitado su extradición para que sea juzgado como cómplice del atentado perpetuado en el concierto, aunque la petición ha sido rechazada por el momento.

Libia continúa sumida en el caos desde el levantamiento contra el exdictador Muammar Gaddafi en 2011. Desde las elecciones disputadas en 2014, el país se ha dividido entre las facciones políticas y militares que compiten en el oeste y el este del país.