Abdelhamid Abaaoud
Abdelhamid Abaaoud - REUTERS

«The Washington Post» da por muerto al cerebro de los atentados de París

El rotativo norteamericano asegura que Abdelhamid Abaaoud murió durante el asalto policial al piso de Saint Denis

WASHINGTONActualizado:

El presunto cerebro de los atentados yihadistas cometidos en París la semana pasada murió en la operación policial masiva llevada a cabo hoy en el norte de la capital francesa, informó el diario «The Washington Post».

El rotativo, que cita como fuentes a dos altos responsables de inteligencia europeos, asegura que los investigadores habían determinado que el cabecilla de los terroristas se encontraba atrincherado en el piso de Saint Denis objeto de la operación policial y que se encontraba preparando nuevos atentados.

El belga Abdelhamid Abaaoud ha sido identificado como el cerebro de los atentados por las autoridades francesas, que han informado de que no forma parte de los arrestados hoy durante la operación llevada a cabo por más de un centenar de policías y soldados. El fiscal de París, François Molins, sin embargo, no confirmó tampoco que Abaaoud sea uno de los al menos dos terroristas fallecidos en el apartamento de Saint Denis, como asegura el «Post».

La confirmación de la identidad del terrorista se obtuvo después de que expertos forenses peinaran el lugar en el que tuvo lugar la operación, presumiblemente en busca de rastros de ADN, dice el rotativo estadounidense, que asegura que sus fuentes pidieron que se respetase su anonimato hasta que las autoridades confirmasen la noticia.

La muerte de Abaaoud, asegura el «Post», cierra una gran persecución policial desatada internacionalmente tras los atentados del pasado viernes en París, que causaron 129 muertos y más de 350 heridos con ataques contra una sala de conciertos, restaurantes y bares de la capital francesa. El diario flamenco «De Standaard», de Bélgica, también publicó que el presunto cerebro de los atentados de París habría muerto hoy en la operación antiterrorista en Saint Denis, según dijeron fuentes de la Seguridad belga a ese periódico.

Detrás de varios ataques de EI

Abdelhamid Abaaoud pertenece a una familia de clases acomodada y se crió en Molenbeek, el principal granero yihadista de Europa. Es amigo de infancia de los hermanos Abdeslam, y muy en particular de Salah, el hombre más buscado de Europa desde el domingo cuando fue identificado como organizador de los atentados de la capital francesa y miembro de uno de los comandos. Con Salah estuvo implicado en un atraco en 2010 y con el hermano de éste, Brahim -uno de los yihadistas que se suicidó con un chaleco de explosivos en París el viernes-, en otros delitos de delincuencia común, también en la capital belga en 2010 y en 2011.

En 2013 se fue de Bélgica a Siria y se llevó a su hermano de 13 años -que fue presentado como el yihadista más joven- para integrarse en una brigada del EI con jóvenes procedentes de Europa, y pronto se le encargó el reclutamiento de otros combatientes francófonos. Precisamente, el pasado julio la justicia belga le condenó en rebeldía a 20 años de cárcel en un proceso de reclutamiento de jóvenes belgas que integraban la organización en Siria. En marzo de 2014 su cara se hizo conocida al divulgarse unos vídeos en los que conducía una camioneta que arrastraba varios cadáveres mientras hacía bromas con sus compañeros, en una zona de Siria controlada por la organización yihadista. El 15 enero de 2015, pocos días después de los atentados de París contra "Charlie Hebdo" y contra objetivos judíos, la policía belga desmanteló en la ciudad de Verviers una red de terroristas -dos resultaron muertos en la operación- que preparaban acciones contra comisarías.

También se considera que pudo estar detrás de otros ataques de EI en Europa, y en particular en Francia: el del terrorista del tren Thalys Amsterdam-París en agosto, preparado por el marroquí Ayub El Jazzani, y el que fue abortado contra una iglesia en Villejuif, en las afueras de la capital francesa, al ser arrestado el que debía ser su ejecutor, Sid Ahmed Glam. También se sospecha que tuvo contactos telefónicos en enero de 2014 con Mehdi Nemmouche, el atacante del Museo Judío de Bruselas el 24 de mayo de ese año, donde murieron cuatro personas.

Abaaoud, al que se situaba actualmente en Siria, había subido en el escalafón del autoproclamado EI, y fuentes de los servicios secretos europeos lo consideraban un miembro importante de sus servicios de espionaje y responsable de la preparación de ataques en el extranjero. Según «The Wall Street Journal», estaba siendo "monitorizado" por países occidentales que planeaban matarlo en un ataque aéreo pero le perdieron la pista hace unas semanas.