«Voto-finish» conservador

A. DE VENGOECHEA | BOGOTÁ
Actualizado:

Pocas veces se había visto un «voto-finish» tan apretado como el de la consulta conservadora del domingo, de la que resultará elegido el candidato presidencial por el partido para los comicios de mayo próximo. Competían la ex embajadora de Colombia en Madrid, Noemí Sanín, y el ex ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, ambos muy cercanos al actual gobierno.

Han sido tantas las irregularidades en el recuento de votos que no sólo los candidatos han pedido misiones de verificación por parte de la Organización de Estados Independientes (OEA) sino que el mismo gobierno, a través del Ministro del Interior, Fabio Valencia Cossio, le pidió al Consejo Nacional Electoral (CNE) que asuma de manera inmediata el proceso de escrutinio de las elecciones del domingo ante las graves irregularidades que se presentaron por parte de la Registraduría Nacional del Estado Civil.

Ante tamañas denuncias el registrador, Carlos Ariel Sánchez, dijo que hasta el viernes no se podrán conocer de manera definitiva los resultados de la consulta.

Mientras Noemí exigía repetir el escrutinio y Arias dudaba del mecanismo utilizado, lo cierto es que escrutado el 51,77 por ciento de las mesas y por escasos 404 votos, Sanín aventajaba a Arias.

Cruce de acusaciones

Al cierre de esta edición Sanín mantuvo un encuentro de más de una hora y treinta minutos con los magistrados del CNE quienes anunciaron dar prioridad a la consulta conservadora. «Colombia no se puede ver afectada, la democracia es sagrada; venimos al CNE a pedir garantías, transparencia y agilidad», dijo. Según ella, la demora en conocerse los resultados afectará a cualquiera de las dos campañas porque «hay compromisos por asumir».

Por su parte Arias dijo que «engañaron» a su equipo de campaña y que «algo raro» pasó en el recuento de votos. Según dijo, a lo largo de la noche del domingo, la Registraduría venía presentando boletines sobre la consulta conservadora cada media hora. Pero a eso de las 4 de la mañana, les dijeron a personas de su equipo de trabajo que ya no iba a haber más escrutinio.