Soldados afganos en Herat, Afganistán
Soldados afganos en Herat, Afganistán - EFE

El volumen de las fuerzas afganas desciende un 10% por la eliminación de los «militares fantasma»

Entre abril y mayo de este año estaban registrados 42.000 militares menos que en el mismo período de 2018.

Reuters
Actualizado:

La cifra oficial de efectivos que forman parte de las fuerzas de seguridad de Afganistán (ADNSF) se ha reducido drásticamente en los últimos meses a raíz de las iniciativas lanzadas por las autoridades para combatir los empleados «fantasma», síntoma a su vez de corrupción, según un informe de un observatorio del Gobierno de Estados Unidos.

El Inspector Especial para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR, por sus siglas en inglés) ha afirmado en un informe que ha habido una reducción del diez por ciento entre el primer y el segundo trimestre del año. Entre abril y mayo de este año estaban registrados 42.000 militares menos que en el mismo período de 2018.

Esta información aparece precisamente cuando Washington trata de avanzar hacia un acuerdo de paz con los talibán, el cual incluiría un plan para retirar a las tropas estadounidenses --aproximadamente hay 14.000 efectivos-- de Afganistán.

La mayoría de esos militares, 9.000, realizan labores de entrenamiento y asesoramiento a las tropas afganas. Algunos oficiales estadounidenses han expresado preocupación reiteradamente por la fuerza y capacidad que tendrían las ADNSF especialmente sin el apoyo internacional.

El Inspector Especial ha explicado que este descenso en el número de personal militar se debe también a un cambio en la manera de contabilizar las tropas, que ahora solo se incluyen en la lista de efectivos si existe una validación biométrica, más allá del tradicional registro a mano.

«El cambio es parte de un esfuerzo llevado a cabo por Estados Unidos y sus socios para reducir las oportunidades de los oficiales corruptos de las ADSNF de registrar a militares 'fantasma' y embolsarse los beneficios», aclara el informe.

La posible retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, teniendo en cuenta los recientes ataques de los talibán, acentúa la presión sobre las sobrecargadas fuerzas afganas.